Buenos Muchachos: las sombras de Malvín

0

Una de las bandas de culto más preciadas del rock alternativo uruguayo está cruzando el charco. Este sábado 19 de mayo presentan Se pule la colmena, su nuevo disco doble, en Buenos Aires.

Los Buenos Muchachos están cómodos en esa hora imprecisa donde la noche declina y es hora de cerrar los bares. Un imaginario donde Tom Waits bien podría vagar por las calles de Montevideo en busca del próximo whisky. Gestados a comienzos de los ‘90 en el barrio de Malvín, los Buenos Muchachos recibieron ese aliento vital y eléctrico desde los discos de Sonic Youth, Nirvana y los Pixies: la forma de domar el aburrimiento dominical que encontraron Pedro Dalton (voz) y el Topo Antuña (guitarra). Después fueron la banda de culto que atravesó las últimas dos décadas entre los sótanos y los teatros del rock uruguayo pero, varias formaciones y discos más tarde, la semilla sigue siendo la misma: exorcizar las sombras con los amigos. Los Buenos Muchachos.

Tras algunos años de ausencia, durante 2011 editaron su sexto disco, el doble Se pule la colmena. “Para nosotros es un punto alto”, dice Dalton. Son 20 canciones tan ásperas como queribles, donde el sexteto logra la alquimia del clásico alternativo: convertir en estilo las limitaciones. Ahora cruzan el charco para presentarlo en la Argentina junto a los Pakidermos. Primero el 19 de mayo en El Especial (Buenos Aires) y luego, el domingo 20, en el bar La Estación (Campana).

-La banda ya tiene un buen tiempo en el camino, con sus altos y sus bajas. ¿En qué momento están ahora?
PD: Estamos en un momento en donde todo lo que hacemos nos encanta. Es la primera vez que lo difícil se resuelve con los aportes de cada integrante. Estamos conectados con este disco y sumando los años de oficio de cada uno nos coloca en un momento excelente para nuestras vidas.

-En Argentina, La Vela y NTVG alcanzaron el espacio de masividad que dejaron vacante bandas como los Redondos. En ese sentido, ¿Qué espacio les interesa transitar a los Buenos Muchachos?
PD: El que ocupamos. No es que nos pasa por el costado el tema de la cantidad de gente que te sigue. Nos encanta que el show esté lleno de público y también nos levanta la energía cuando sabemos que están agotadas las entradas. Pero no creemos necesario fijarnos el objetivo de llenar un estadio ni tampoco ocupar esos lugares inciertos que han dejado otras bandas. Para mi el lugar de Patricio Rey sigue vivo y, por lo tanto, está felizmente ocupado.

-¿Se sienten parte de una tradición o un linaje de artistas uruguayos?
PD: Somos una banda que se armó en Montevideo y simplemente por ese hecho seguro que somos parte de esa tradición.

-Hoy, ¿qué significa ser un artista de culto en el Uruguay?
PD: Somos una banda de rock que tiene su lado de culto y también seguimos pisando algún que otro escenario del under. Se ve que está bien eso de ser de culto en este país, porque nosotros vivimos un muy buen momento.

-Un bonus track: Pixies es una de las influencias decisivas de la banda. ¿Qué significó telonearlos en su visita uruguaya del año pasado?
PD: A pesar de que tuvimos el placer de sonar de puta madre y dar un show bien sentido, el momento verdaderamente alucinante fue ver a esta gran banda en las gradas del Teatro de Verano cantando todas esas canciones geniales que tocaron. Fue una noche perfecta y me encanta seguir sabiendo que el álbum Doolittle fue la primer marca que saboreamos los primeros tres Buenos Muchachos (Topo, Rafa Clavere y yo) coincidiendo en que ese disco es un excelente camino para componer las canciones que queríamos hacer.

"La hermosa langosta aplastada en la vereda", de su disco Amanecer Búho.
 


Comentarios

InfoNews no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. InfoNews.com se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la Republica Argentina.

RANKING

seguinos en

© 2011 OIR MORTALES. Todos los derechos reservados.