Una melodía para Robin Gibb

0

Este domingo, después varias altas y bajas producidas por un cáncer, murió uno de los miembros fundadores de los Bee Gees. Una de las bandas más exitosas y camaleónicas de la historia del pop. Oir Mortales lo recuerda con una de sus canciones más perdurables: "How can you mend a broken heart?".

La muerte de Robin Gibb es una coda tan triste como esperada para la historia de los Bee Gees. Sin embargo, la parábola de los hermanos Gibb tiene tantos giros dramáticos como hits en los rankings: desde su nacimiento familiar en el exilio australiano hasta su gloria disco, pasando por el Swinging London, las peleas filiales, la reinvención hacia el blue-eyed soul, algunos fracasos estruendosos y la cima de la industria musical.

Nacidos en la Isla de Man durante la segunda mitad de los ’40, los hermanos Gibb fueron hijos prototípicos de la posguerra. Después de ser una de las atracciones infantiles principales para los intermedios de los teatros de Manchester, la familia se trasladó a Australia. Como los Beatles en Hamburgo, los hermanos Gibb se foguearon en tierras extranjeras hasta darle forma al ensamble armónico. El regreso a Gran Bretaña fue en plena psicoledia y los Bee Gees, que comenzaron a mostrar su gran capacidad de adaptación muy tempranamente, ingresaron al circuito como uno más de los actos más tractivos del Swinging London. Con un gran trabajo vocal como punta de lanza, editaron un puñado de discos ensoñados y hasta tuvieron su obra cumbre y orquestal del período con Odessa.

El esfuerzo de Odessa resquebrajó la unidad de los hermanos. Por un lado, Robin pegó un portazo y por un tiempo comenzó a darle forma a su carrera solista; por otro, Barry y Maurice siguieron adelante como los Bee Gees. Ninguna de las partes salió beneficiada: un tiempo después estaban juntos de vuelta buscando una reinvención para hacia el blue-eyed soul que iniciaba su reinado de los primeros ’70. La inclusión de sus canciones en el soundtrack de Melody funcionó del mismo modo que la obra de Simon & Garfunkel con El Graduado. Es decir, una ola de identificación generacional que significó uno de sus grandes éxitos comerciales. Sin embargo, nada hacía presagiar la vuelta de tuerca que los esperaba.

Hacia 1975 los tiempos estaban cambiando en el terreno de la música pop. Una transición que derivaría entre en la cumbre comercial del rock como música adulta (el progresivo, la fusión, incluso el AOR) y el zarpazo inminente del punk. En ese contexto, donde los Bee Gees venían fracaso tras fracaso sin poder componer su brújula, una sugerencia de Eric Clapton alteró el rumbo. Los hermanos Gibb pusieron proa a Miami y comenzaron a trabajar sobre una música más funky, acorde al espíritu que marcaba el pulso en la subcultura gay de los EEUU. Una serie de coincidencias más tarde, el resultado no pudo ser más acertado: los Bee Gees terminaron poniendo la banda sonora para Fiebre de sábado por la noche y el mundo quedó a sus pies.

Como todo fenómeno hegemónico, la música disco también generó sus detractores y los Bee Gees, como el propio Travolta, eran las caras visibles del oprobio (basta recordar aquella tapa del tomatazo al actor en la revista Expreso Imaginario). Esa identificación fue entonces su éxito, pero también su condena: durante las décadas que siguieron jamás lograron despegar del rótulo y la banda se convirtió en el tributo involuntario para la nostalgia disco.

Así, los hermanos Gibb pasaron al circuito de casinos hasta que, en 2001, lanzaron su último disco: This Is Where I Came In. Luego sobrevino la muerte de Maurice durante 2003 y, ayer nomás, la de su mellizo: Robin Gibb. La voz que cerraba la entidad de los Bee Gees.

Oir Mortales lo homenajea con un retrato en su cúspide. Mejor aún, en una de sus cúspides. Aquí están los hermanos Gibb, con Robin al frente, interpretando "How can you mend a broken heart?". Sólo un año más tarde, en 1972, Al Green la convertiría en un clásico definitivo del soul. 

Los Bee Gees en 1971, haciendo "How can you mend a broken heart".
 


Comentarios

InfoNews no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. InfoNews.com se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la Republica Argentina.

seguinos en

© 2011 OIR MORTALES. Todos los derechos reservados.