Rosario Ortega: corazón de cristal

0

Después de pasar por Entre Ríos y sumarse a la banda de Charly García, la hija más jóven del clan Ortega editó su primer disco como solista. Viento y sombra: un viaje entre la canción de autor y el pop radiable.

En determinados círculos, además de uno de los departamentos costeros del Uruguay, Rocha es Rosario Ortega. Si, claro: la hija más joven de Palito y Evangelina Salazar; la hermana menor de Julieta, Luis, Martín, Emanuel y Sebastián. Pero también –y sobre todo- una artista con un universo privado donde conviven los discos de Joni Mitchell y Bob Dylan con las noches de hip hop y una existencia trashumante dividida entre Tucumán, Miami y Buenos Aires.

Buena parte del indie reparó en su voz hace algunos años, cuando se integró a Entre Ríos por una temporada. Luego, Rosario decidió privilegiar sus propias canciones y dejó la banda de Sebastián Carreras para trabajar en un disco solista. Las cosas no salieron exactamente como las planeaba, lo que no quiere decir peor: en el medio de todo el proceso, Charly García la convocó para reemplazar a Hilda Lizarazu como la voz femenina de su banda. “Es como un curso acelerado de música en todas sus ramas –dice Rosario-. Puedo ver cómo se maneja una banda pro desde adentro, me sirve para corregir cosas mías y también para explotar algunos costados que de otra forma no lo hubiera hecho. Básicamente es un gran lujo”.

La tapa de Viento y Sombra
La tapa de Viento y Sombra

Ahora finalmente logró editar Viento y sombra (EMI), su primer disco como solista. Un puñado de canciones pop en el sentido setentoso de la palabra: es decir, entre la canción de autor onda Carole King y la sintonía radial que ingresa por las ventanas de los automóviles. No casualmente eligió una canción de Jorge Drexler para versionar y el productor del disco es Jesse Harris, ladero de Norah Jones. Dos artistas capaces de moverse entre esas fronteras que Rosario parece transitar.

-¿Cuál fue la búsqueda detrás de Viento y sombra?
-Cuando empezamos a armar el disco, la única idea que todos compartíamos era llegar a un sonido orgánico a través de un encuentro musical. Como no teníamos a ninguna compañía de por medio que nos diera coordenadas, nos fuimos moviendo según lo que nos parecía, de una manera bastante natural. Jesse Harris me propuso producir parte del disco -y lo termino haciendo casi todo-, pero las decisiones eran en equipo. Todos aportábamos ideas y criterios: mi bajista y guitarrista (Gonzalo Cucchetti y Santiago Valiente), el percusionista/baterista brasilero Mauro Refosco y yo. Si bien todos apuntábamos en una dirección más folk y con pocos elementos, no trabajamos bajo ninguna presión ni tratando de encajar en algún sector del mercado. Fue la recopilación de canciones que yo tenia a lo largo de los años, más algunas mas que nacieron en conjunto con mi bajista y otras de amigos músicos.

-En ese sentido, ¿qué artistas te funcionan como referencias?
-Yo creo que inconscientemente me influencia todo aquello que escucho y me provoca algo, que me transmite alguna sensación. Creo que el estilo propio se va encontrando de a poco: mitad por lo que llevas adentro desde siempre y mitad por sonidos que vas escuchando a lo largo de tu vida. Siempre escuche de todo, desde Joni Mitchell y Bob Dylan hasta rap. Pero a la hora de componer y reproducir la música que llevas adentro, siempre es una sorpresa lo que puede llegar a salir. No se puede forzar mucho un estilo. Me gusta tomar a artistas como un referente de actitud y compromiso musical más que como referencia de sonido.

-Para versionar, elegiste una canción de Jorge Drexler. ¿Cómo apareció en tu repertorio?
-“Corazon de cristal” fue uno de los primeros temas que grabe porque en una época lo escuche bastante y me gusto ese tema para interpretar. Hoy quizás elegiría otros. Hace poco tiempo también grabe una versión de “Femme Fatale” (Velvet underground) que no esta en el disco pero si esta en iTunes, con el resto de las canciones.

-A diferencia de otros momentos de un artista, el primer disco habitualmente significa el decantado de toda una vida de canciones. ¿Cómo fue el proceso previo que devino en Viento y sombra?
-Fue un proceso largo. Empecé componiendo en ingles, con mi hermano Luis (que ahora esta terminando un disco muy lindo también y cantamos algunas a dúo). En esa época, viaje a Paris y grabe parte de esos temas con dos productores franceses. El resultado me gustó y casi me voy a vivir para allá, pero en ese momento estaba inclinándome mas al español y cantando en el grupo Entre Ríos, entonces sentí que le tenia que dar una oportunidad a cantar en mi idioma. Al principio me costó, pero empecé a componer de a poco: sola y con otra gente con la que me conecte enseguida. A partir de ese momento, cuando deje de pertenecer a Entre Ríos, me decidí a quedarme y empezar con todo esto.

-¿Qué lugar tuvo la familia en tu formación artística?
-El lugar mas importante que tuvieron para mi fue apoyarme. Creo que tener una contención y apoyo de los que te rodean es fundamental para cualquiera que se quiere iniciar en lo artístico o la carrera que sea. Y tuve la suerte de que sea así. Me ayuda tener a un gran ejemplo como mi papá, que luchó mucho por conseguir lo que quiso pero no me dio ningún sermón ni enseñanza de vida: lo demostró y sigue haciéndolo con hechos. De alguna forma, mi familia me demostró que lo importante es comprometerse de lleno con lo que amas.

El video oficial de "El pozo", primer single de Viento y Sombra.
 


Comentarios

InfoNews no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. InfoNews.com se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la Republica Argentina.

seguinos en

© 2011 OIR MORTALES. Todos los derechos reservados.