A esta altura de la historia, León Gieco es un embajador cultural espontáneo para nuestro pueblo. Hace unas horas, por ejemplo, se presentó por primera vez en la ONU: más precisamente en el salón 4 del Edificio "North Lawn", uno de los enclaves de las Naciones Unidas en New York.

Gieco no estaba solo. Para hacer frente a un repertorio donde convivieron sus propias canciones con el homenaje a las Mujeres Argentinos (entre ellas, Mercedes Sosa y las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo) y los héroes del folclore latinoamericano (Yupanqui, Zitarrosa, Cafrune, Jara), el trovador de Cañada Rosquín estuvo acompañado por los miembros de Mundo Alas.

La presencia de Mundo Alas, el grupo de artistas con capacidades diferentes con el cual viene recorriendo el país desde hace años, no es un dato de color. Invitado por la Misión Argentina ante las Naciones Unidas y en colaboración con la Comisión Asesora para la Integración de las Personas con Discapacidad (CONADIS) y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, Gieco brindó su recital en el marco de la Séptima Conferencia de los Estados Partes de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de ONU.

El recital fue transmitido a través del canal online de la ONU (puede verse por aquí) y fue precedido por un discurso de la embajadora María Cristina Perceval, Representante Permanente de la Argentina ante la ONU, que describió a Gieco como "una parte intrínseca de América Latina".