El sueño húmedo y perverso de un jefe de marketing. Unos días después del lanzamiento de su nuevo disco, su artista muere y las ventas se disparan a la estratósfera. Así sucedió. Con la enfermedad pisándole los talones, David Bowie logró grabar Blackstar. Asistió a su edición y, con la muerte del Duque Blanco, el disco –y buena parte de su catálogo- alcanzó los rankings de todo el planeta.

Unos meses más tarde, Blackstar -desde luego- tiene nuevos singles para ofrecer. Hace unas horas, a través de sus redes sociales, fue estrenado el video lyric de "I Can't Give Everything Away": una creación del artista Jonathan Barnbrook, responsable de la iconografía de todo el álbum.

"Es un video muy simple, que intenté que fuera positivo –dijo Barnbrook-. Lo veo como una forma de celebrar a David y decir que a pesar de la adversidad que enfrentamos, los momentos difíciles como la desaparición de David, los seres humanos somos naturalmente positivos, miramos hacia adelante y somos capaces de tomar lo bueno del pasado y usarlo para ayudarnos en el presente".