Desde la salida de "Bitch Better Have My Money", la curva de Rihanna comenzó a inclinarse por el sexo y la violencia. Aquel grind agresivo no admitía segundas lecturas: “perra, más vale que tengas mi dinero”. Su video –un secuestro extorsivo con torturas y damas desnudas- tampoco.

La edición de Anti, su nuevo disco, continuó profundizando esa veta. De modo que para dirigir el video de “Needed me”, la cantante de Barbados decidió trabajar con Harmony Korine: el realizador detrás de películas pop y controversiales como Spring Breakers y el clásico Kids.

Entre una mansión playera y un club de striptease, Rihanna planea y ejecuta un asesinato vestida con pistola, silenciador y talgunas rasparencias. Ya podés ver el video en Oír Mortales.