Conciertos

Ramiro Abrevaya en busca de la canción perfecta

El músico presenta este miércoles su disco "Luma", un ejercicio de pop elegante y sentimiento expuesto. 

Ramiro Abrevaya es un músico que tiene la pulsión de emprender búsquedas, pero lo hace desde una base, la del pop cuidado. Quizá por eso elige con cuidado las palabras que utiliza, no solo en las canciones sino también en las entrevistas. En este caso, en la charla que mantiene con Infonews/Oir Mortales, define a su tercera placa, Luma, como "un paso adelante, una consolidación artística de las búsquedas, de los sueños".

El compositor presentará Luma este miércoles 20 de septiembre en el palermitano local La Tangente.

Luma viene de luz, de luminancia. No es casual entonces el bautismo para la placa. "Las cosas necesitan tiempo, uno se pone ansioso pero hay que dejar que las cosas se consoliden", dice.

Y en cuanto a consolidar cosas, este disco reafirma la idea de la síntesis. Luma tiene cuatro letras al igual que su disco anterior, Filo. "Es una consolidación artística de las búsquedas, de los sueños, de ver que esto tiene una base, tiene sustento", reafirma y confirma por si hace falta: "las bases, los cimientos, son algo que me obsesiona".

Infonews/Oir Mortales: —Lo que decís de las bases es interesante porque en el disco las bases de batería y bajo en las canciones suenan muy sólidas.

Ramiro Abrevaya: —En comparación con Filo, mi disco anterior, técnicamente hubo un crecimiento. Se grabaron en el mismo estudio. La base de batería y bajo, más la guitarra, es más sólida. Hay también en este disco un criterio más rítmico, más arriba que en Filo, que es mid tempo. Para que se genere ese power rítmico tienen que ser sólidas las bases.

I/OM: —Hay una ingeniería de la canción...

RA: —La postproducción es crucial y no reniego nada de eso. 

I/OM: —Es notorio cierto sonido drexleriano en tu música. ¿Te llevás bien con los links que aparecen en lo que hacés?

RA: —Claro, Jorge es un tipo que va y viene, que da vueltas en la música. Y la obsesividad es esa necesidad neurótica de que todo esté en su lugar. Quizá algún día hago algo más salvaje, pero por ahora me gusta esta línea. En el pasado la música era toda escrita, después apareció la improvisación, el jazz. Me gusta que la obra esté escrita y después pueda variarse sobre eso.

I/OM: —¿Leés música?

RA: —Sí, leo, escribo, estudié mucho. En una época quise profundizar en eso y me estalló la cabeza porque aprendés mucho pero notás más todo lo que te falta. Poner el ojo tan crítico me frenó en el ritmo de composición.

I/OM: —¿Te hizo desechar más de lo deseable?

RA: —Sí, de forma muy crítica, Yo amo crear y hacer cosas y profundizar mucho me trababa. Trabajé muchos años con el maestro Edgar Ferrer y ahora tengo incorporada la composición, la posproducción. Pero no me vuelve loco la búsqueda del lenguaje escrito, no enloquezco con eso.

I/OM: —Sin embargo se nota el laburo puesto en las letras. No te lo tomás a la ligera...

RA: —...Aunque la lírica es mi parte más floja, no porque sea inferior sino porque es donde menos práctica tengo. Tengo más el músculo de la música, no tengo poesía escrita. Hubo una época en la secundaria en que escribía algunas cosas muy delirantes, muy anárquicas. Y yo ahora quiero que la letra tenga el mismo nivel que la música.

I/OM: —¿Componés primero las música y luego las letras?

RA: —Depende el día. No hay gente tan metódica, creo. A veces grabo solo la melodía y acomodo el texto. Tengo ideas que voy acumulando, que venía grabando. Luma lo pensé mucho pero sin método. Investigué música, lírica. Cuando estoy haciendo leo poesía. Estudio y choreo (risas). Pero mi ideal es el estilo, no la réplica. Trato de encontrar mi estilo.

I/OM: —¿Sentís que lograste una síntesis de los sonidos que llevás encima?

RA: —La realidad es que nadie es único, todos tienen una raíz, desde Hendrix hasta Prince. Observancia (corte principal de Luma) es una canción muy redonda, drexleriana, sin cosas estrafalarias, abierta. De esa cosa naive decidí meter a mi abuelo. Hasta Spotify se enamoró de la canción y la rompió ahí. La canción tiene un estilo pero estoy yo ahí. Nadie lo va a decir como lo digo yo. Soy muy sincero con mi voz y eso tiene estilo propio. Pueden decirme que tengo cosas de Drexler, de Frenkel, pero hay una síntesis de todo eso. 

Ramiro Abrevaya - Observancia

Ramiro Abrevaya y su banda Los Gentiles presenta Luma este miércoles 20 a las 20.30 en La Tangente (Honduras 5317, Palermo, CABA). Se anuncian invitados como Federico Wiske, Tomás Aristimuño, Mato Ruiz, Arian Frank, Julio Molina, Nacho Ragone y Amanda Ruiz, entre otros.

Entradas anticipadas en prensaramiroabrevaya@gmail.com y de forma directa a través de https://bue.tickethoy.com/entradas-musica/ramiro-abrevaya

Los Gentiles son Cristian Ruffini (guitarra & coros), María Barone (teclados & coros), Agustín Pettinato (bajo & coros) y Tomás Wagner (batería & coros). Luma cuenta con invitados como Darío Sztajnszrajber, Pipe Correa de "Los Espíritus" y Federico Wiske de "Los Pecera", entre otros.

Luma completo

Noticias de “Rock”
Seguinos