Videos

Manuel Moreira presentó “La luna gris” junto a Kevin Johansen

El cantautor, que se encuentra de gira por España con Alejandro Dolina, publicó un adelanto de su próximo disco y habló con Oir Mortales.  

Manuel Moreira y Kevin Johansen en "La luna gris".
Manuel Moreira y Kevin Johansen en "La luna gris".

Como muchos artistas, Manuel Moreira decidió buscar la luz con su música. Por eso, su próximo disco, que saldrá a la venta antes de fin de año, se llama Heliotrópico, palabra que refiere al mecanismo natural que tienen las plantas para orientar sus hojas y flores hacia el sol.

“’La luna gris’ habla de cuántas veces volvemos a reencarnar, cuánto tenemos que sufrir y cuántas veces necesitamos volver a pasar por lo mismo para darnos cuenta de que debemos cambiar”, reflexiona el músico sobre el adelanto de su nueva placa, que lo tiene a Kevin Johansen acompañándolo en la voz.

En una “charla transatlántica” con Oir Mortales, desde Madrid, Moreira afirma que, tras la publicación de su último álbum, Niño, de 2012, “como todos, tuve un tiempo en el que hubo un poco de oscuridad, pero ahora estoy volviendo a la luz”.

-En tus letras les hablás al amor, a la reencarnación y a la naturaleza en forma recurrente.

-Tengo un tema en el disco anterior donde pregunto si alguien recuerda haber elegido dónde nacer. Pienso que la reencarnación sería más justa en la humanidad. Creo en la diversidad pero, más allá de eso, creo que todos somos lo mismo. Por eso soy recurrente con la naturaleza, porque en ella se ve eso constantemente.

-Además, tu música inspira optimismo, nunca tirás para abajo.

-Es verdad, estoy componiendo mucho en mayor (risas). En este disco tengo algunas cosas en acordes menores, pero busco que la música lleve a un lugar en el que uno se sienta mejor. Sin embargo, no todo se da como lo busco, también está lo que me viene. No soy responsable de todo lo que me pasa artísticamente, sino que soy un canal. Hay canciones de Heliotrópico que me vinieron de comienzo a fin, sin parar, la letra y la música. Fluyeron exactamente como las vas a escuchar en el álbum. Cuando siento que vienen, pongo a grabar, y me doy cuenta de que está surgiendo algo irrepetible, como las cosas que pasan en el Universo. El recurso de grabar me da la posibilidad, luego, de ser un espectador de mí mismo, o de la idea que me fue dada. Para mí eso es el arte, poder transmitir vivencias. De todos modos, también tengo composiciones que podrían servir para un disco oscuro, que estoy guardando para mi vejez. Pero eso no es lo que quiero transmitir en este momento.

Manuel Moreira - La Luna Gris ft. Kevin Johansen

-¿Qué influencias tenés musicalmente? Quizás te moleste que te pregunten eso…

-No. Ahora me cuesta menos hablar de eso. Hoy en día me cuesta verme parecido a alguien, pero en mis comienzos escuchaba mucho a Los Beatles, a Silvio Rodríguez, me gusta la Trova Rosarina y la música brasilera. Desde hace un tiempo admiro a Richard Bona, que me parece uno de los mejores músicos del mundo. Stevie Wonder, también.

-Hay artistas que dicen que no escuchan a otros músicos para no contaminarse.

-Pero no tiene sentido que estés diez años buscando la pólvora cuando ya se descubrió. Lo mejor es darle tu propia impronta a lo que ya se descubrió. Uno no tiene que buscar la comparación como artista, sino el mensaje que quiere comunicar.

-La música te llevó a lugares únicos, como compartir escena con Bobby McFerrin.

-Eso fue increíble. Fui a una master class suya, y cuando invitó a subir al escenario a participar con él, terminé pasando porque me convencieron mis amigos, que fueron a verlo conmigo. Hicimos dos improvisaciones que quedaron muy lindas. Al año, me enteré que estaban en un video oficial de Bobby y, como lo tengo de amigo en el Facebook, lo subí y lo etiqueté. Al día siguiente lo posteó él en su página, diciendo que era una buena improvisación para empezar el año, y yo casi me muero cuando lo vi. Fue una de las mejores cosas que me pasaron artísticamente. Lo más loco es que en su página venían videos con Richard Bona, con Al Di Meola, y después un video conmigo (risas).  

Bobby McFerrin & Manuel Moreira, improvisación.

-En Argentina, ¿se hace difícil hacer música y vivir de eso?

-Creo que sí. Pero, personalmente, nunca hice otra cosa. Tuve mucha suerte, no de que me vaya bien, sino de venir de una familia donde mi abuela fue músico, mis tíos son actores y mi papá grabó un disco cuando era joven. Entonces, cuando decidí hacer esto, tuve los brazos abiertos y todas las posibilidades que mucha gente no tiene. En el colegio, cuando contaba que iba a dedicarme a la música, me preguntaban “¿y a qué más?”. Por suerte, yo les daba más bola a mis viejos que a la escuela. Eso sí, cuando uno siente que la música lo elige, tiene que dedicarle la vida. Eso te puede costar relaciones y amigos, pero es un amor al que todo el tiempo tenés que estar cuidando. Es una entidad a la que uno le tiene que rendir culto.

¡Atención, España!

Moreira está en el país ibérico, en la ya acostumbrada gira europea de La venganza será terrible, junto a Alejandro Dolina, que lo encuentra a él como uno de los integrantes del Trío sin nombre, el grupo que acompaña al artista radial y que comparte con los hijos de este, Ale y Martín. Además, está realizando presentaciones en diferentes locales madrileños con su música, hasta el 24 de septiembre, cuando regresará a la Argentina.

“El Negro es una persona de la que uno está aprendiendo todo el tiempo. Es uno de los valores que tenemos en Argentina, de los que quedan pocos”, afirma el cantor.

-Estuvieron en Mallorca con Dolina y se presentaron también en la sala Galileo Galilei de Madrid.

-Es un placer estar acá. En Mallorca nos fue a ver mucha gente, el teatro lleno, y no esperábamos ese recibimiento. Estamos muy felices con eso, porque no es fácil para un programa de radio y para un artista ir a un lugar donde nunca estuviste y tener esa repercusión.

-¿Qué se siente trabajar con un tipo como Dolina?

- En La Venganza… estoy desde 2008, pero empecé con él en la representación teatral de Lo que me costó el amor de Laura. Alejandro es un artista completo, que sabe de música, de teatro, de radio, que sabe escribir y transmitir una idea. Hay pocas personas que en la televisión puedan transmitir una idea y que se lo entienda, y el Negro es de los mejores. Entonces, estar trabajando desde hace 17 años con alguien que no solo admirás, sino del que aprendés todo el tiempo, es un placer. Es una relación de amistad y profesional muy placentera para mí.

-¿Cómo llegaste a él?

-Lo conocía al hijo, Ale, con el que estudiábamos en la UCA juntos. En ese momento, yo tenía una banda Beatle. Él vino a tocar con nosotros y ahí me vio el Negro. Así que Los Beatles me dieron el trabajo que tengo hoy.

-¿Vos qué Beatle eras?

-Hacía de Lennon. No me vestía igual, ni me ponía peluca, pero usábamos unos trajecitos y, lo más importante es que teníamos los instrumentos reales. Yo usaba una Epiphone Casino del ’60, teníamos una Gretsch, un bajo Hofner y una batería Ludwig.

-¿Qué aprendiste en estos años con Dolina?

-Aprendo mucho de la rigurosidad que tiene con el trabajo, y el disfrute que siente haciéndolo. Especialmente con el público. Es un comunicador, y cuando lo ves en acción, notás que está en su salsa y que está feliz. 

La Venganza será terrible en Mallorca.
La Venganza será terrible en Mallorca.

Seguinos