Actualidad

Ricardo Tapia: “No somos una banda de blues tradicional y nunca lo fuimos”

La Mississippi se encuentra realizando una gira donde presenta Criollo, su último disco. La voz de la banda habló con Oír Mortales.

Foto FB La Mississippi
Foto FB La Mississippi

Con 28 años a cuestas, La Mississippi continúa brindando discos de calidad y, en esta ocasión, lanzó Criollo, un álbum con una gran variedad de matices, aunque siempre apoyado en el color de las blue notes que los caracteriza.

Durante la gira por las provincias de Buenos Aires y Santa Fe, que comenzó el viernes 6 en San Nicolás y sigue con actuaciones en Rosario, La Plata y La Matanza, Ricardo Tapia, voz y compositor del conjunto confió a Oír Mortales los detalles que rodean a su última creación: “No dejamos de tocar para ponernos a componer y, como nos presentamos por varios lugares, la mayoría de los temas se creó en diferentes provincias”, resaltó el cantante.

-¿Por qué Criollo es un “disco rodante”?

-En realidad se fue haciendo a través de un año de trabajo en nuestros shows y no paramos la marcha. La idea de no detenerse para hacer un disco tiene como consecuencia que todo lo que hagas en el camino forme parte de este. Lo fuimos creando en las pruebas de sonido, en hoteles, o viajando, y el disco es el resultado de ese año de trabajo.

-La misma tapa del álbum, hecha por vos, muestra ese espíritu.

-La portada es una foto que saqué cuando terminé de componer el último tema del disco, “Los Caminos”, del cual completé la letra volviendo de Córdoba, alrededor de las cuatro de la mañana, cuando todos dormían, y saqué, al lado del chofer, una foto mientras amanecía. Luego la imprimí en papel, la dibujé encima con lápices y se la pasé al diseñador que completó el arte.

-La cuestión rodante también se ve en el videoclip que lanzaron de “Cuando el corazón te guía”, que filmaron en Jujuy, con imágenes de la cooperativa textil PUNHA (sigla de "Por Un Nuevo Hombre Americano"). ¿Por qué la eligieron?

-Primero, más que nada, para romper con el cliché que se usa siempre en el blues y la música negra, con ciertos estereotipos con respecto a los videos. Yo no soy muy fanático de los clips estereotipados de blues, así que tratamos de hacer algo diferente. Esta es una canción bastante interna que habla sobre valores, guiarte siempre con el corazón en tu vida y con las cosas que te gustan realmente. La idea fue mostrar a alguien que hiciera las cosas con el corazón y, a su vez, no desde un lugar de privilegio, sino de trabajo. Gente a la que le cuesta lo que hace, pero que lo ama. Y llegamos a las tejedoras jujeñas, que tienen una cooperativa muy linda. Se logró lo que queríamos, mostrar personas que viven lejos de las ciudades y son felices haciendo lo que les gusta y, aunque les cuesta, lo hacen desde un marco increíble, con mucha amistad y tranquilidad. Fue un gusto que se hayan copado ellos.

-Hablando de gente que hace lo que le gusta, vos recurrís en las canciones a esa temática, como en “Todo otra vez”, de Sietevidas (2003), o inclusive en “Odioso” de Criollo. ¿Considerás que mucha gente se queda en el camino en su vida como ese odioso que mencionás en esta canción?

-Me parece que marca un poco lo que cualquier persona puede encontrar, que se va corriendo de la persona que era. No es algo muy fuera de lo común. Encontrarte con que no sos la persona que querías ser y estás incómodo con tu vida. Los discos reflejan diferentes cosas y, cuando pasan los años, también lo vas reflejando vos. Uno aprende cosas con el tiempo.

La Mississippi - Cuando el corazón te guía

La lírica como crítica

Otro de los cortes de Criollo fue la canción “Mala memoria”, donde La Mississippi señala “Tenés la gallina, el gallo y los huevos/ nosotros nada tenemos / tenés la pelota, tenés el potrero / y en las encuestas siempre das primero / Qué buena memoria tenés para lo querés, / qué mala memoria para lo demás”.

-Cualquiera que escuche “Mala memoria” podría imaginarse, por ejemplo, al político que más odia ¿verdad?

-Sí. Hay muchos políticos que han hecho zorradas y prometieron una cosa e hicieron otra, y hay varios en juicio ahora, pero la canción se refiere más que nada a lo corrupto. Al que se olvida y al personaje que se escapa cuando tiene que dar una respuesta.

-¿Qué pensás con respecto a la corrupción? ¿Es algo cultural? ¿Algo propio de la Argentina?

-No sabría decirte. Eso es algo de sociología profunda en la Argentina. Son preguntas a las que uno no encuentra respuesta fácil. ¿Por qué la política tiene ese nivel de corrupción? En Argentina y en toda Sudamérica. Hay muchas teorías, pero me parece que es un tema de educación básico, en el sentido de las relaciones sociales que debemos tener los ciudadanos en el lugar de cada uno. Pero ocurre acá y también en Brasil, terriblemente. Hay lugares que lo toman de otra forma. En Uruguay, un vicepresidente renuncia porque gastó 200 dólares de una tarjeta oficial. No es algo regional, entonces, sino que responde a algo cultural nuestro, a la prosapia argentina.

-Volviendo a lo musical estrictamente, ¿cómo es esta combinación de un nombre como La Mississippi, que apela al blues del delta norteamericano y el nombre Criollo para el álbum?

-Cuando pusimos el título no pensamos que nos llamábamos La Mississippi o la combinación, sino que hace ya 30 años que nos llamamos así. Es como que los nombres pierden sentido con los años. Vos te llamás tanto tiempo de una forma que, por ejemplo, “Los Redondos” no significa más nada de lo que era el nombre “Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota”. Los nombres van pasando a ser un símbolo y pierden el sentido que tiene la palabra en sí. Eso por un lado, pero Criollo es simplemente, porque es un disco que fue hecho en todo el país, con gente de todos lados, viajando, comiendo Criollitas a la mañana (risas), que también tiene que ver, tomando mate, y el nombre invoca todo eso.

Que siga el blues

En su origen, el conjunto se llamaba La Mississippi Blues Band y, por eso, durante los ’80 y ’90, junto a otros grupos como Memphis la Blusera, se creó en el imaginario popular que estos pertenecían a una especie de gueto limitado a ese estilo musical, sin prestar atención a los matices que ellos les imprimían a sus melodías, más allá de su etiqueta. Como bien afirma Tapia, “el blues es el origen de todas las músicas que uno toca en guitarra eléctrica. Hasta del pop”.

¿Siguen catalogándose como un conjunto de blues?

-Cuando acá no se tocaba nada, cuando empezaron Pajarito Zaguri y todos los muchachos que eran contemporáneos al Club del Clan, lo primero que se hizo fue blues, que es el origen de todo. No tiene nada de raro en nuestro país, solo que la gente se entera un poco tarde de ciertas cosas. El reggae, por ejemplo, tiene menos años acá, y todos lo conocen. El blues, sin embargo, es la madre de todas las músicas. En los ’70, para tocar en las zapadas, tenías que saber blues. Pero no somos una banda de blues tradicional y nunca lo fuimos.

-¿Cómo ves el panorama musical en este último tiempo?

-Casi todos son músicos en la Argentina (risas) ¿Vos conocés a alguien que no lo sea? Hay más músicos que habitantes. Llamás a un médico en emergencia y te atiende un músico, cuyo papá era médico y entonces aprendió algo de medicina (risas). No creo equivocarme al decir que es la profesión que más gente tiene en nuestro país. No sé si es bueno o malo, pero hay un gran filtro también en todo eso, porque no todo el mundo se puede sentar en la misma silla. La búsqueda de la calidad y las ganas de hacer de tu proyecto algo serio van haciendo una decantación importante.

-Es interesante lo que planteás, porque, si bien tenemos esa prosapia de la corrupción de la que hablábamos, también nos encontramos con que Buenos Aires es una de las ciudades con más teatros y librerías del mundo. El argentino es alguien que busca la cultura.

-Sí, la cultura está presente en la historia y la vida argentina, porque tenemos un lugar importantísimo en la cultura latinoamericana, sobre todo en la literatura. Lo que sí, hay cuestiones que van en contra del desarrollo cultural del país. Hay muchos factores políticos y sociales que hacen que, a veces, desaparezca todo eso. Me parece que hay mucha gente interesada en el factor cultural, pero hay muy poco apoyo y escasa estructura a nivel nacional para que muchas cosas se desarrollen. Hay más no que sí.

-En ese sentido, ¿ustedes trabajan en forma independiente?

-En los últimos dos discos estamos trabajando con Pop Art. Pero somos independientes a nivel de trabajo de giras y shows.

-El álbum anterior, Inoxidables, no tiene canciones tuyas, sino versiones del rock nacional. ¿Fue una decisión, quizás, después de haber cumplido 25 años, de decir “vamos a darnos un respiro con lo nuestro y hagamos temas de la gente que admiramos”?

-A veces me quedo admirado, y escribiría un libro, de cómo la gente imagina como sucedieron las cosas (risas). Lo que pasó, en realidad, es que no pasó nada. Una vez estábamos en la sala con Claudio Cannavo (Bajo) tocando temas del rock argentino, y dijimos, “vamos a hacer este tema, pero no lo escuchemos, hagámoslo como lo recordamos”. Empezamos a hacer varias canciones así y dijimos “qué bueno sería grabarlas algún día”. A los tres días volvimos con lo mismo y nos centramos en esa idea de registrarlos como nosotros queríamos tocarlos. Por eso muchos temas son totalmente diferentes a los originales, porque no los escuchamos, sino que la idea era hacer un “fogón” con esas obras. Por eso Inoxidables es un disco con temas que nos gustan, tocados de la forma más relajada y, a veces, descompuesta posible, porque, en varios casos, les dimos otro giro.

Escuchá Criollo

La banda en Criollo

Ricardo Tapia: Voz, guitarra rítmica, slide y guitarra de doce cuerdas. Armónica.

Gustavo Ginoi: Guitarra eléctrica, guitarra acústica.

Claudio Cannavo: Bajo

Juan Tordó: Batería

Gastón Picazo: teclados 

La gira de octubre

6-10 | 22 HS. KULTURA BAR | RIVADAVIA 792 | SAN NICOLAS

7-10 | 23.30 HS. TEATRO VORTERIX | SALTA 3519 | ROSARIO

21-10 | 21 HS. SALA TEATRO OPERA | CALLE 58 N* 770 | LA PLATA

28-10 | 23.30 TEATRO WOODSTOCK | AV JUAN M. DE ROSAS 2930 | SAN JUSTO

Seguinos