Discos

Las 10 mejores canciones de Fito Páez

A propósito del lanzamiento de La ciudad liberada elegimos lo mejor de la obra del rosarino, uno de los íconos excluyentes del rock argentino.

A comienzos de los 90s
A comienzos de los 90s

Aclamado y discutido por igual, Rodolfo Páez construye desde hace más de tres décadas una carrera sólida y que lo colocó a poco de comenzar entre los compositores más destacados del rock y el pop argentinos. Hijo artístico de Charly García y Luis Alberto Spinetta, el flaco que en el 63 nació en Rosario y a los 20 años ya se había disparado a toda el país, acaba de editar su mejor disco en al menos una década (La ciudad liberada). En Oir Mortales Infonews celebramos la buena nueva con un repaso por sus mejores canciones, esas que lo mantienen en el podio de la música de acá.

(ver puestos del 10 al 6)

#5 Y dale alegría a mi corazón (Tercer mundo, 1990) El himno inmortal del rosarino, grabado originalmente con las voces nada menos que de David Lebón y Luis Alberto Spinetta. Además, de yapa -o quizá motivo fundacional de su lugar en el inconsciente colectivo nacional- es una de las bases creativas de las hinchadas de fútbol en Argentina y otros países del mundo. Fito la cantó también con Mercedes Sosa, Lilliana Herrero, Andrés Calamaro y hasta Diego Maradona. La frase: "Y ya verás, las sombras que aquí estuvieron no estarán".

Y dale alegría a mi corazón

#4 Ciudad de pobres corazones (Ciudad de pobres corazones, 1987) El rock and roll por excelencia con marca Páez. Punta de lanza de su disco más oscuro, este grito visceral de bronca, impotencia y paranoia nació con el por enteonces reciente asesinato de sus tías en su Rosario natal. Potente y descarnada, la canción tuvo su versión definitiva en vivo, a fines de los 90 junto a Charly García y Gustavo Cerati. La frase: "No quiero salir a fumar, no quiero salir a la calle con vos".

Ciudad de pobres corazones

#3 Tres agujas (Del 63, 1983) Cuando estaba preparando su disco debut, el músico le llevó el demo de esta canción a Charly García, quien luego de escucharla se arrodilló en señal de reverencia. El resto es historia, la cual comenzó con el flaco y morocho de rulos tocando el teclado en la banda del bigote bicolor. La frase: "Mi canción es un antídoto liviano".

Tres agujas

#2 Yo vengo a ofrecer mi corazón (Giros, 1985) El lugar de joven a prueba que parecía ocupar un veinteañero Páez a mitad de los años 80 tuvo como respuesta corajuda esta canción que funciona como declaración de principios. Uno de los grandes títulos del cancionero argentino, que Páez interpretó en vivo acompañado por artistas del tamaño de Mercedes Sosa o Pablo Milanés. La frase: "Quién dijo que todo está perdido, yo vengo a ofrecer mi corazón".

Yo vengo a ofrecer mi corazón

#1 Carabelas nada (Tercer mundo, 1990) Obra maestra de la sencillez y la poética de alto vuelo en uno de los discos más contundentes de Fito en términos compositivos, además de su último escalón antes de la masividad descontrolada de El amor después del amor. Chico Buarque en el retrato, un toque de Lou Reed en el decir y estrofas afiladas sobre un colchón de piano. La frase: "Y esto no deja de ser una canción desde el alma".

Carabelas nada

(ver puestos del 10 al 6)

Noticias de “Fito Páez”
Seguinos