Actualidad

Las 10 mejores canciones de Fito Páez

A propósito del lanzamiento de La ciudad liberada elegimos lo mejor de la obra del rosarino, uno de los íconos excluyentes del rock argentino.

Aclamado y discutido por igual, Rodolfo Páez construye desde hace más de tres décadas una carrera sólida y que lo colocó a poco de comenzar entre los compositores más destacados del rock y el pop argentinos. Hijo artístico de Charly García y Luis Alberto Spinetta, el flaco que en el 63 nació en Rosario y a los 20 años ya se había disparado a toda el país, acaba de editar su mejor disco en al menos una década (La ciudad liberada). En Oir Mortales e Infonews celebramos la buena nueva con un repaso por sus mejores canciones, esas que lo mantienen en el podio de la música de acá.

#10 Al lado del camino (Abre, 1999) La más Dylan de las composiciones Páez, parte del disco con el que el músico despidió sus tumultuosos 90s. En su letra urgente resume su lugar de cantautor todoterreno y le dedica una estrofa con destinatario previsible. "No es bueno nunca hacerse de enemigos que no estén a la altura del conflicto", dice ¿dedicado a Joaquín Sabina tras su sonora pelea de un año antes?. Además le canta a los fans y, otra vez, al paso de los años y la mirada retrospectiva. Un clásico. La frase: "Vivir atormentado de sentido, creo que esa, sí, es la parte mas pesada".

Al lado del camino

#9 Un vestido y un amor (El amor después del amor, 1992) Canción de amor paradigmática de la música en castellano, grabada por todos y todas, desde Caetano Veloso hasta Ana Belén, tiene a Ceciia Roth como destinataria y aún hoy es uno de los temas más presentes en los conciertos de su autor, quien no pocas veces hace mención a la actriz antes, durante o después de interpretarla. Una de esas demostraciones poco habituales de que la canción romántica puede dejar de lado el kitsch. La frase: "Yo no buscaba a nadie y te vi".

Un vestido y un amor

#8 Cadáver exquisito (Euforia, 1996) Editada como parte del disco en vivo Euforia (post Circo Beat) e hijo directo de las lecturas de Arlt, este single-bonus track es una pequeña gran canción a la que, además de una estructura con vueltas de tuerca, incluye un bellísimo solo de piano, de esos que el músico entrega cada tanto (y que tardarían una década en volver, con el muy escuchable Rodolfo). La frase: "La estupidez del mundo nunca pudo y nunca podrá arrebatar la sensualidad".

Cadáver exquisito

#7 Giros (Giros, 1985) El tangazo del rock argentino. Arreglos en 2x4 desde la óptica pop-rock como parte de uno de los discos de Páez más celebrados por la crítica. El tamaño de la placa mereció una mini gira a 30 años de su edición, compuesta fundamentalmente por su obra de los 80s. La frase: "Suena un bandoneón, parece de otro tipo pero soy yo".

Giros

#6 Tumbas de la gloria (El amor después del amor, 1992) Quizá la gran canción del disco que marcó un quiebre definitivo en la carrera del rosarino, fundamentalmente por el corte que significó en su forma de componer y en su ubicación como músico de masas. Una métrica hipnótica y una letra con toques de melancolía ("cuando era pibe tuve un jardín") y referencias a la angustia del éxito (que adquieren relevancia al haber sido escritas antes del descomunal suceso del disco). La frase: "Yo te pido un favor: que no me dejes caer en las tumbas de la gloria".

Tumbas de la gloria

Ver Las 5 mejores canciones de Fito Páez

Noticias de “Fito Páez”
Seguinos