Conciertos

Rock and roll e indie para la última jornada de Cosquín

La última fecha mostró en su plenitud a la escena independiente que abrió definitivamente un espacio en el festival. Residente, Los Ratones Paranoicos, Vitico y La Mississipi, los mejores de la jornada.

El mató a un policía motorizado (foto: Cosquín Rock)
El mató a un policía motorizado (foto: Cosquín Rock)

Desde Cosquín. Que el sol sea intenso y que llueva son variables que siempre se esperan para Cosquín Rock. El frío no. La segunda y última jornada de esta edición que cumplió 18 años tuvo la temperatura muy baja en el termómetro pero alta en el escenario y el pogo.

El domingo cuando la tarde empezaba a caer, la escena indie aterrizaba a pleno en el escenario principal con la presentación de Él mató a un policía motorizado. La banda platense había estado en la edición pasada en uno de los espacios alternativos del festival.

Como siempre, despojados en escena, la banda abrió su presentación con “Síntesis O’Connor”, el tema que le da nombre a su último disco (2017) y siguió con la melancólica “Tesoro”, que junto a “El mundo extraño”, y “La noche eterna” fueron las elegidas de este último trabajo de la banda para integrar el repertorio de esta presentación.

El paso de Él mató por Cosquín Rock fue feliz y abre una nueva etapa en ese escenario siempre ávido de novedades. “Más o menos bien”, “Chica rutera” y “Mujeres bellas y eternas” también sonaron durante casi una de presentación que terminaron con un par de acordes de “Ji ji ji”, tal vez un homenaje al origen platense de la banda.

Cuando todavía la noche no había caído con todo su peso sobre el escenario, Los Espíritus aparecieron en escena. La banda que este último año tuvo un crecimiento enorme trajo la contundencia de sus arreglos que impactan debajo de la escena, por el sonido ajustado, por las canciones que se contagian inevitablemente y cierto magnetismo que detiene musicalmente. “Huracanas”, “La crecida” y “Jugo” abrieron una presentación con muchísimos saldos a favor para la banda y para el público.

Minutos después, en ese mismo escenario aterriza René Perez, que aún en su formato solista basó sus repertorio en canciones de Calle 13. El portorriqueño abrió su presentación con “Somos anormales” y pasó por “El baile de los pobres”, “Desencuentro”, “Calma pueblo” y “Atrevete te te”. El reencuentro de Residente con el público fue intenso, energético como siempre, pero menos eléctrico, le puso todo el movimiento que le faltaba al público que llevaba ya varias horas en ese sector. A bailar, a saltar y a cantar pareció ser el mandato cumplido a rajatabla.

“Dedico esta canción a las discográficas que en serio nos roban y que ponen más grandes cuántas visualizaciones tienen las canciones antes que el nombre del disco”, dijo y arrancó con “El aguante”. “Este país lo siento como mío, es un placer estar acá. A este país hay que defenderlo de los de afuera pero también de los de adentro que a veces son más peligrosos”. También dedicó una canción a los desaparecidos, “en nombre de esos 30 mil que tendrían que estar brincando con nosotros”. Luego de “Una vuelta al mundo” también del repertorio de su anterior banda, agradeció el apoyo en esta etapa “me gusta empezar de nuevo, un artista siempre tiene que sentirse incómodo”, dijo para finalizar con “El futuro es nuestro” y “No hay nadie como tú”.

Esta edición de Cosquín Rock tuvo una mirada puesta en los alrededores con proyectos nuevos, interesantes y destacados que hacen prever una nueva etapa, luego de haber cumplido la mayoría de edad.

El escenario Quilmes Garage tuvo entre los más destacados a Perras on the beach, Usted señálemelo durante la noche y Militantes del Clímax cerca de la medianoche.

En el sector Universo Geiser, estuvo Viva Elástico y ya de noche tuvo a Vanthra, la hermosa propuesta de Fernando Ruiz Díaz que en los últimos años encontró un cálido lugar en ese espacio del festival.

Mientras tanto, en el escenario temático heavy, Viticus realizaba una de las mejores presentaciones en toda la jornada. El “canciller”, dejó listo el escenario para el esperado homenaje a Acido Argentino Aniversario, el disco más importante de la historia del metal argentino.

“Quería decir que estoy feliz que una vez más venimos a Cosquín y colmamos no sólo nuestras expectativas sino también el de la gente”; dijo Vitico a Infonews, luego de bajar del escenario. “Fue un placer, preparamos clásicos para esta noche, mi objetivo es que la gente se vaya más contenta después de escucharnos”, agregó.

En ese mismo escenario, y después de Asspera fue el turno de Carajo que abrió con “Chico granada” y “Luna herida” una presentación muy buena, de sonido ajustado y un interesante continuado de pogo. El sonido de Carajo cada vez más consolidado fue otra de las presentaciones destacadísimas dentro de ese escenario.

El escenario principal, mientras tanto, tenía a otro visita estelar: La vela puerca. Los uruguayos pasaron por el Cosquín Rock en otra presentación inolvidable, tal como viene sucediendo en los últimos años. Arrancó con “Va a escampar” y pasó por los diferentes discos de su extensa y consolidada carrera.

Durante el paseo por los diferentes escenarios, es inevitable destacar nuevamente el espacio mimado de Cosquín Rock, La Casita de Blues, que estalló con la presentación de La Mississipi.

Con la noche sobre las sierras, Los Ratones Paranoicos llegaron al escenario con rock a todo volumen. Los pasos rockeros se dieron lugar entre el pogo y la banda demostró estar nuevamente en uno de los mejores momentos. Maduros y talentosos, los Ratones le pusieron el brillo definitivo al escenario con, sin dudas, el mejor show de la jornada. “Isabel”, “Rock del pedazo”, “Ceremonia en el hall”, “Ella está de mi lado”, “Sucia estrella”, “Vicio” estuvo entre las más festejadas.

La banda liderada por Juanse dio paso a la otra banda internacional programada para la fecha: The Offspring que depositó gran parte de su punk en el escenario con una presentación justa. Vía libre para Guasones que venían de otro festival (estuvieron en la última jornada de Rock en Baradero el primer domingo de febrero) y que volvieron a jugar plenamente en escena. “Culebra”, “Nada que ganar” y “Espejo roto” arrancaron los primeros pasos en el campo que ya estaba viviendo sus últimas horas del Cosquín Rock.

En esta edición, según los números arrojados por la organización superó las 80 mil personas distribuidas en dos jornadas largas e intensas. En conferencia de prensa, José Palazzo realizó un balance positivo sobre esta edición. Además homenajeó a Horcas, la banda liderada por Walter Meza (que comenzó su gira con este show) con una plaqueta por sus trece años en el festival.

Banderas en alto para recibir a Los Gardelitos. La banda fue la encargada oficial de dar por terminado el encuentro rockero y federal de las sierras que una vez más dejó mucho rock y la puerta abierta para empezar a pensar en un próximo encuentro que llevará un año de expectativas.

Noticias de “Cosquín Rock”
Seguinos