Actualidad

Yau Panay: el feminismo a través de la danza

Dueñas de un estilo bello y poderoso, el conjunto de danza popular expresa el encuentro, la igualdad y la fuerza de las mujeres mediante el arte. 

Yau Panay. Foto: Daniel Jatimliansky.
Yau Panay. Foto: Daniel Jatimliansky.

“La propuesta es feminista en tanto somos mujeres. En un marco donde hay cosas que se salen de lo habitual, como el zapateo y las boleadoras. Pero no pertenece a un género o a otro, pertenece a todes”, se anticipa Inés Gossn, una de las integrantes de Yau Panay, el ballet de danzas populares conformado por cinco mujeres.

El espectáculo está plagado de referencias al género femenino, desde la música elegida (Juana Azurduy, La Rubia Moreno, La Telesita o temas interpretados por Tonolec y Mariana Baraj, entre otras) hasta las representaciones y, desde ya, la estética de las artistas.

Carla Chiesa, Daniela Longo y Tamara Perayre se conocieron formando parte de la compañía de Koki y Pajarín Saavedra –dos de los bailarines folclóricos más reconocidos del país-. Junto con Inés Gossn y Agustina Valladares, que estudiaban con ellos, decidieron montar su propio conjunto.

Algunas escenas.

“La idea es manifestar lo que nos une, que es el encuentro de la una con la otra, la conexión. Superar las adversidades personales y de la sociedad, y manifestar un lugar de igualdad, manifestar el feminismo, manifestar nuestro espacio de poder como mujeres desde la danza, que es lo que sabemos hacer”, detalla Longo.

Hasta hace poco, el malambo y algunos ritmos folclóricos parecían reservados, casi por mandato divino, a los hombres. Y mientras más “machos” parecieran, mejor aún. En muchos lugares, esa idea subsiste. Sin embargo, al igual que en otros ámbitos, en la música popular las mujeres comienzan a ocupar cada vez más espacios. Hoy, ellas milonguean en pares femeninos, zapatean, bailan con boleadoras y colman los escenarios con soltura, belleza, energía y una fuerza contagiosa.

“Nos ven y nos definen como poderosas. Muchas veces nos comentan que nuestro zapateo tiene la fuerza de la tierra pero no pierde la esencia femenina. Ofrecemos un mensaje y el que lo ve llena los espacios en blanco que no explicitamos”, asegura Inés.

Yau Panay. Foto: Daniel Jatimliansky.
Yau Panay. Foto: Daniel Jatimliansky.

Casi sin proponérselo -pero sin ser una casualidad-, el grupo nació en el marco de una actividad por el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo de 2016. Aun así, aseguran que la ausencia de hombres en el grupo no fue planificada.

Sentirse hermanadas e identificadas con muchas canciones originarias de Santiago del Estero las llevó más tarde a elegir el nombre que las identifica, que en quichua significa “Hola, hermana mía”.

Creemos en la unidad entre las mujeres, en poder empoderarnos y fortalecernos desde ahí. Somos hermanas. En todas las danzas hay momentos de encuentro, de miradas, de acompañamiento, de tacto, de contacto. Todo eso genera una energía que se nuclea en nosotras y sentimos que sale hacia fuera”, expresa Gossn.

Para quien deseen verlas, la próxima presentación de Yau Panay es este sábado en el estadio del Club Atlético Lanús, junto a Aire Santiagueño y otros conjuntos.

Yau Panay. Foto: Daniel Jatimliansky.
Yau Panay. Foto: Daniel Jatimliansky.


 

Seguinos