Discos

“Al violín me lo regaló Peteco Carabajal porque no le gustaba”

Néstor Garnica presentará su sexto disco este viernes en La Trastienda, con bailarinas y músicos invitados como Musha Carabajal o el propio Peteco. 

Néstor Garnica. Foto: Xime Álvarez Heduan.
Néstor Garnica. Foto: Xime Álvarez Heduan.

El santiagueño Néstor Garnica es uno de los violinistas más convocantes del folclore actual. Ganó su espacio con perseverancia, un sonido característico basado en el clásico instrumento de origen europeo, una cadencia que llama a bailar y versiones sobresalientes de clásicos de la música popular. Este viernes presentará su sexto álbum solista, “Coplas del violinero”, con doce canciones –incluido un bonus track- bien apegadas a su estilo que, no obstante, se vuelve cada vez más eléctrico y visceral.

El estreno será a las 9 de la noche en La Trastienda, de la Ciudad de Buenos Aires, y contará con diversos invitados e invitadas, entre ellos Mario “Musha” Carabajal, de Los Carabajal, y Peteco Carabajal.

¿Cómo describirías el disco “Coplas del violinero”?

El común denominador de mis discos, este es el sexto, es que siempre hay violín y siempre canto. Ahora hago muchísimo más folclore, antes me tiraba por la línea latinoamericana también. Este disco es muy personal, muy sentimental, muy del corazón. Han pasado tres años desde el último disco y cada canción son vivencias, historias verídicas. Tienen algo de sentimental, algo de nostálgico, de alegre.

Y algo diferente, como una cueca, que la tenía hacía años y nunca me animé a tocarla (“Cueca del violinero”). No es fácil tocarla a la cueca. Tenía que estar muy seguro para grabarla y que quede conforme con mi versión. Es muy virtuosa y difícil.

También hay dos clásicos, como Chacarera del violín”, que ya la habías grabado, y “Chacarera del rancho”.

Tiene dos temas que me acompañan de toda la vida, la “Chacarera del rancho”, de los Hermanos Ábalos, y “Chacarera del Violín”, que ha sido parte del primer disco. Alguno me dice que es el caballito de batalla de Néstor Garnica. Como ha sido tan usada la anterior versión, tan bailada en diferentes lugares, como en el “Bailando” de (Marcelo) Tinelli, tratamos de hacer una nueva versión. Porque la estoy tocando de otra manera.

La versión del primer disco no tenía instrumentos eléctricos, esta tiene batería…

A medida que va pasando el tiempo, voy haciendo uso de la tecnología. El primer disco fue con guitarra, bombo y violín, a la vieja usanza. Como tiene que ser, dicen algunos. A medida que va pasando el tiempo, uno va metiendo cosas. Hay gente que le gusta y hay gente que no le gusta. Pero a mí me gusta y por algo estamos actuando en casi todo el país, en casi todos los festivales, porque es una banda muy potente.

Hablemos de la presentación del viernes, ¿vas a tocar el disco y temas clásicos?

Vamos a hacer el disco entero con la participación de un grupo de danza con unas chicas que han bailado con muchos grosos, como Koki y Pajarín Saavedra. Ahora tienen su proyecto solas (denominado “Yau Panay).

¿Por qué pensaste en ellas?

Las conozco por Los Carabajal hace años. Ellas han estado también en Cosquín bailando. Bailan muy bien, ¡muy bien! Teníamos una zamba instrumental y queríamos que sea bailada, así que estamos felices de que ellas puedan participar.

¿Qué otros invitados habrá?

Va a estar Peteco Carabajal y Mario “Musha” Carabajal, integrante de Los Carabajal. Va a estar (el bailarín Guillermo) Kuly Gomez y su compañera, Ely Wieliki. Vamos a hacer un contrapunto de malambo y violín. Y después van a bailar una danza de (José Hilario) Gómez Basualdo, el “Huayra Muyoj”.

Chacarera del violín.

El violín de Peteco

“Coplas del violinero” es un disco de folclore repleto de ritmos vivos y una cadencia ideal para el baile. Cuenta con gatos, chacareras, zambas, huaynos y hasta una cueca. Predominan las canciones instrumentales (donde resalta el violín), con excepción de unas pocas donde aparece la voz de Garnica.

El músico tiene 45 años, en los que acompañó a artistas como Los Manseros Santiagueños, Mercedes Sosa y Horacio Banegas, entre otros. Desarrolla su carrera solista desde 2002, cuando editó su primera placa.

Solés tocar con un violín electrónico, ¿por qué usás ese instrumento?

Porque es muy práctico. Me lo regaló hace años Peteco Carabajal porque no le gustaba. Lo que tienen estos violines es que ya están ecualizados, tienen efectos, tienen una potencia bárbara. No deja de ser un violín. La diferencia es que hay un tiempo que tarda el sonido del parlante hasta tu oído, entonces uno se tiene que acostumbrar a esa manera. Hay un pequeño retardo. Acostumbrarme a los dos me ha llevado mucho tiempo.

La Trastienda es un lugar relativamente grande y Buenos Aires no es el lugar donde más se escucha folclore, ¿qué esperás de esa noche?

No sabemos qué va a pasar, (aunque) hay entradas vendidas. Tocamos poco en Capital y espero que la gente nos aproveche. Es difícil porque, primero, hablemos de la situación del país. Esperemos que nos acompañen de todas maneras. Y sobre las expectativas… uno siempre quiere llenar. Pero Capital Federal siempre es difícil.

Hablaste de la situación del país, ¿cómo ves este momento?

Siempre hemos estado apretados con los precios, en todos los gobiernos nos pasó lo mismo. Esperemos que en algún momento esto se calme y podamos estar los argentinos más relajados para poder disfrutar. Parece mentira que un país petrolero, que tiene oro, plata, agrícola, ganadero… estar de la manera que está es una pena. Es una pena que estemos así en un país tan rico como el nuestro.
 

Noticias relacionadas
Seguinos