foto: redes
foto: redes

En medio de los dos shows que contempla su gira Us+Them en el Estadio Único de La Plata, Roger Waters ofreció este jueves una charla pública en Monserrat organizada por el Comité Argentino de Solidaridad Con el Pueblo Palestino. En ese marco, el exlíder de Pink Floyd disparó contra lo que llamó el "apartheid que sufren los palestinos en Israel". También se ocupó de "la mierda que aparece en la televisión" y, por supuesto, de Donald Trump.

Con la presencia de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, la Asociación Por los Derechos del Hombre y familares de Santiago Maldonado, Waters compartió escenario con el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel. En ese marco, y con la coordinación de la periodista Cintia García, el músico inglés se explayó por los temas que lo preocupan y movilizan como militante de los derechos humanos.

“Es una mierda lo que aparece en los medios", disparó para comenzar con todo. "La historia de Palestina nunca se cuenta” y los que la cuentan mal "están bien organizados y bien financiados”, apuntó para luego ponerse de pie y arengar a quienes se habían reunido en el centro cultural de la calle Chacabuco.

“Nosotros creemos en los derechos humanos pero no tienen los palestinos derechos humanos. Presionen al gobierno de Israel para que los pueblos independientemente de su religión tengan derechos humanos", afirmó.

"Los palestinos no tienen derechos humanos en Israel"

“No voy a llamar a Israel un país fascista pero tiene una política de apartheid porque le da derechos a un grupo en base a su religión y le niega a todos los otros, los que están excluidos Esta idea de supremacía es peligrosa", añadió.

Sobre su pertenencia judía, el autor de The Wall afirmó que la llevará siempre con él, aunque se declaró "ateo radical".

"Yo no me guío por ninguna creencia de ningún tipo. No creo que exista un Dios. Creo que la religión es un dispositivo utilizado para organizar a las personas y lograr que hagan lo que uno quiere que hagan", disparó y añadió: "Aún diciendo estas cosas me preocupa mucho que algunas creencias y conductas de ciertas religiones se den de tal forma que son muy negativas".

Sobre ese último punto, explicó que en Israel los niños son educados con terror hacia sus vecinos palestinos. "El gobierno, el sistema, educativo y sus padres" lo hacen así.

En ese sentido, trazó un paralelo con el odio al inmigrante que Donald Trump ayudó a viralizar en los Estados Unidos, país en el que vive Waters. “No me gusta hablar sobre Trump. Se me revuelve el estómago, no puedo ni mencionarlo", expresó.

“No hay democracia libre en Estados Unidos. Ahora todos lo saben y las elecciones lo han demostrado. Ha quedado en evidencia que no ha sido una democracia en los últimos 50 años. El complejo industrial-militar ha logrado beneficiar a las corporaciones para que se hagan cada vez más ricas", apuntó.

"Soy un ateo radical, no me guío por ninguna creencia de ningún tipo"

Waters también le dedicó algunas palabras a Jair Bolsonaro, el ultraderechista que el 1 de enero asume la presidencia de Brasil. "Bolsonaro es un loco de mierda, todos lo sabemos”, dijo.

“Lamentablemente cuando las personas están incómodas con las brechas sociales empiezan a pensar que la culpa es de los mexicanos, de los extranjeros, de los negros. Todos los diferentes son la amenaza. Y las personas votan y siguen votando eso. La pregunta es cómo ganamos esta batalla. Difícil sin educar a los pueblos", señaló.

"Una cosa en la que no se gasta dinero en Estados Unidos es en educación. Quieren un pueblo ignorante, analfabeto, quieren sufrimiento, que la miseria esté presente", dijo y se refirió en ese sentido al poder de los medios. 

"No crean ni un apalabra de lo que leen en los medios que pertenecen a corporaciones. Ellos no les van a decir la verdad. Nunca. Porque se los compra, se les paga. Todo en la televisión es una mierda. FOX News, NBC, no te dan una opción porque ninguno de los dos te dice la verdad. Y seguro que no te van a decir la verdad sobre Palestina. Ni un segundo de verdad. Te venden la narrativa de las corporaciones de los gobiernos. Son muy buenos en vender esta mierda", apuntó.

"Bolsonaro es un loco de mierda, todos lo sabemos"

“Estamos en una mezcla de 1984 y Un mundo feliz, entre Huxley y Orwell está la verdad", resumió.

Como cierre, el hombre que este sábado dará su último concierto en Argentina, redondeó en la idea de que "tenemos que mantener la lucha, buscar la verdad y asociarnos con nuestra capacidad de empatizar con otros".

Párrafo aparte de la charla merece la mala organización del evento, que dejó afuera a numerosos medios de comunicación que estaban debidamente acreditados (con varios días de anticipación) y a los que a último momento se les comunicó que no formarían parte de la jornada. Más allá de eso, se trató de un hecho histórico para la causa palestina y para el concepto de hecho artístico como acto revolucionario.