Discos

Patricia Malanca con nuevo disco "plebeyo" y concierto

La artista habló con Infonews sobre la flamante edición de su disco Pleyebas y hasta sobre el personaje que más la representa en Game of Thrones. Este jueves presenta sus nuevas canciones en CABA.

foto: Elizabeth Carretti
foto: Elizabeth Carretti

No falla: uno contacta a Patricia Malanca en algún momento del año, cualquiera sea, y el primer comentario que hace es que está trabajando en un proyecto. Una gira (hace unos meses volvió de Grecia), un programa de televisión (conduce Gotan Tropic en la señal Mundo Villa), un próximo concierto (este jueves 16 se presenta en el CAFF) o un nuevo disco, como es el caso de Plebeyas (ellas, yo y superellas), quizá su producción más ambiciosa hasta la fecha.

Sobre esta nueva producción (quinta de una discografía que arrancó a comienzos de esta década), la artista, cada día más lanzada a la creación desde múltiples ángulos y posibilidades, habló con Infonews, entre sonidos de tango clásico y voces invitadas tan disímiles como las de Adriana Varela, Dolores Sola o Virginia Innocenti. 

Infonews: —Quizá no queden dudas de que Plebeyas es tu disco más arriesgado y que a esta altura lo que hacés es tango de autora. ¿Te seguís viendo solo como cantora o ya te animás a considerarte una artista renacentista?

Patricia Malanca: —Me parece que todo fue evolucionando armoniosamente. En mi carrera discográfica está clara esa evolución, mezcla de intérprete y cantora del tango clásico en mi primer disco con desafíos antes inexplorados como tanguear a Silvio Rodriguez y lo que hice en Bucles, mi tercer disco, donde empecé a insinuarme como letrista entre otros poetas destacados y transitados del rubro tango contemporáneo. En este álbum me planto como letrista. Plebeyas es una explosión de todas las identidades de mujer que caminan por nuestra argentinidad y un poco más allá también. Y como Ayra en Game of Thrones voy apropiándome de diferentes rostros para poder contar diversas historias de mujeres muy próximas para que a través de este nuevo tango otras mujeres y hombres puedan construir una identidad más amigable y despojada de mandatos. En ese sentido, creo que estoy transitando una etapa renacentista porque este disco tiene muchas dimensiones. Sonidos, colores, sabores, aromas, que salen del disco como fluidos melodiosos en búsqueda de ese tesoro tan anhelando por les tangueres: un hit tanguero que todos puedan silbar en la calle o canturrear en una cancha o en una ranchada. A futuro ya me anda dando vueltas la idea de mostrarme como compositora total.

foto: Elizabeth Carretti
foto: Elizabeth Carretti

In: —¿Cómo fueron surgiendo las letras de las canciones de Plebeyas? Son de una inspiración que parece mezclar callejón con biblioteca. Parecen llamar de distintas maneras a la patada en el tablero de lo que se supone debe interpretar una cantora de tango contemporáneo.

PM: —Las letras fueron naciendo intencionadamente. Estuve transitando dos años de taller de escritura de canciones con Raimundo Rosales, uno de los grandes poetas del tango. Con un envión en la técnica entonces las letras las fui hilvanando con pedazos de historias que robé de mujeres que conocí y conozco, especialmente mujeres mayores adultas con trayectoria en la militancia social, buscadas en los diarios, en las redes sociales, en mis viajes y acá nomás, en la feria de San Telmo. Una mujer en particular que conocí en El Bolson me contó su historia de pasado ilustre, hija de una familia de la aristocracia nacional, con doble apellido sobre sus espaldas y la decisión de abandonar las comodidades que la familia ofrecía para lanzarse a la aventura de sumarse en las luchas colectivas por un país con justicia social. Ella se autodenominò “plebeya” y así fue como mantuve esa imagen que me persiguió hasta convertirla en letra de tango, y que además me dio el título del disco.

Las "plebeyas" del disco son, además de la que lleva el estandarte cantor, un dream team de mujeres argentinas que ponen su voz al tango. Y sobre cada una La Malanca tiene algo para reseñar.

"Con todas las intérpretes que acompañan el disco me unen momentos mágicos", anuncia y puntualiza: "La humildad de Virginia Innocenti, la alegría musical de Daniela Horovitz, la buena onda compañeraza de Charo Bogarin, el apoyo incondicional de Dolores Solá, la nave nodriza que representa Adriana Varela, la sorpresa de Noelia Moncada contándome que la letra la había dejado pensando, la maestra Marián Farías Gomez brindando sabiduría, la frescura genuina de Julieta Laso, los largos mensajes de whatsapp de Karina Beorlegui intercambiando historias plebeyas, la aplicada y estudiosa Celsa Mel Gowland con un excelente registro tanguero. A Yamila Cafrune la busqué mucho porque mi madre era fan de su papá y adoro su voz. Con Yamila pasamos un pequeño momento de infortunio mientras estábamos grabando. En el medio de la grabación se lastimó uno de los hijos de Rafael Varela. La historia terminó bien porque Yamila se portó con el nene como una perfecta enfermera amorosa y protectora que contuvo a todos y todas y de yapa conocimos la faceta humana de una gran persona además de una gran intérprete".

Malanca / Varela - India de tango

In: —¿Cómo surgió la inclusión de una canción como Pasajera en trance (de Charly García, único track de rock en el disco)?

PM: —Me debía a mí misma hacer una versión de un tema de Charly en clave de tango. Silvio y Charly García son los padres de lo que soy como melómana. Serú Giran fue mi banda de cabecera cuando adolescente, lo más cercano a los Beatles o Queen locales. Es más, quedó fuera del disco por ajustes presupuestarios un tango que compuse tributo a Serú que se llama Viernes 4AM y que cuenta la historia de una pareja autodestruida en un clima urbano asfixiante y suicida. Lamentablemente no pudo entrar ahora pero seguramente la incorporaré como single en algún momento. Y elegí Pasajera en Trance porque es la canción que uso como himno de viaje cada vez que mi carrera me depara otros territorios. Es fija que la cargaré en el teléfono para escucharla en el momento que estoy subiéndome a un micro, un tren o voy caminando por la manga camino al avión. De hecho, la ubicación en la playlist de Pasajera en Trance divide el disco entre los temas urbanos y los temas valijeros, de viaje que le siguen a continuación.

In: —¿Hay quizá, en el horizonte, un disco de versiones del rock argentino? Este escriba tiene una lista para sugerir.

PM: —Todo este armonioso prisma de voces y melodías orquestadas estuvo coordinado por la atenta escucha de Rafael Varela, el productor del disco. Rafa ya tiene experiencia en versionar rock en estilos de tango. Lo hizo exitosamente con Adriana Varela en su disco Avellaneda. Ojalá aparecieran los recursos de alguna gran productora que apoyara un proyecto semejante en el que pudiera trabajar con esta idea de duos femeninos fusionando rock en tango.

Malanca / Solá - Pasajera en trance

Malanca sabe de fusiones porque sabe de viajes. Su carrera como cantante está ligada a una vida de trotamundos que lleva como una marca en el orillo. No hace falta que lo diga: a poco de dialogar con ella aparece el cosmopolitismo militante, la necesidad de expandir fronteras, de plantar banderas en lunas no abordadas. Quizá por eso su de viaje a Grecia volvió con canciones que fusionaron tango con el folk de aquella tierra. Y quizá por eso también su escala en La Habana incluyó cantarle a Maradona. Che, Diego, Fidel, Eva. Las leyendas populares se entrecruzan con la cantora que grabó a Silvio Rodríguez y que en Plebeyas habla, entre otras cosas, de la mujer nueva.

In: —·¿Qué lugar ocupan en tu universo compositivo referentes de la Patria Grande como el Che o Evita? Porque la la huella se nota, se oye.

PM: —No la mencioné explícitamente a Evita en este disco, pero está insinuada en la raíz de cada canción de Plebeyas. Y respecto al Che Guevara lo menciono concretamente en el tango milonguero que compuse con Mariano Heler “Mujer Nueva”. Pensé mucho en lo que estaba haciendo. La canción estaba escrita sobre la mesa y di vueltas y vueltas antes de decidirme a decir lo que digo: “Deconstruyéndolo al Che voy naciendo Mujer Nueva”, en clara alusión al Hombre Nuevo que pregona su filosofía. Principalmente porque me metía con tamaña figura mundial. Pero me alentaron dos cosas: el respeto y amor incondicional que me mantiene unida y ligada a su ideario y la marea arrolladora de mujeres jóvenes irreverentes de la "revolución de las hijas" que van vaciando de sentido ciertos dogmas para llenarlos de uno nuevo con perspectiva de género. Si me permitís la fantasía y el anacronismo si pudiera dialogarlo con el Che, sé que me guiñaría un ojo con su aprobación.

In: —¿Creés que hay lugar para una deconstrucción del tango? ¿Hay posibilidad de un tango feminista, más allá de tu pulsión activista?

PM: —Sí, creo fervientemente que hay un lugar esperando al tango feminista o con perspectiva de género. Y te explico por qué: las plateas de los centros culturales y casas de tango hoy están inundados de mujeres jóvenes, incluidas las milongas. Esas chicas que llenan las plateas están esperando el hit tanguero que las interprete que las mencione que les cuente su vida de hoy y que les otorgue herramientas de identificación que el tango clásico ya no les puede ofrecer. La mujer activa empoderada poco tiene de melancólica y nostálgica de un Buenos Aires que no conoció. Y creo que por muchas razones las mujeres que hoy interpretamos tango, consumimos tango, gestionamos tango, producimos tango, componemos tango, bailamos tango seremos el fenómeno en los libros de historia que relaten esta etapa en el género.

foto: Elizabeth Carretti
foto: Elizabeth Carretti

In: —¿Qué música estás escuchando?

PM: —Te cuento qué tengo ahora mismo en mi playlist: estoy escuchando el nuevo disco de Martin Elizalde, Diciembre; Pampa Grande, de La Chicana; un compilado de Leonard Cohen; una playlist de compositoras nuevas del tango que se llama Tango Hembra; una playlist de versiones de diversos intérpretes mundiales sobre canciones de Silvio Rodriguez; y un disco de una gran cantante griega, Sotiria Bellou, que menciono en la letra de una de mis canciones plebeyas.

In: —¿Qué estás leyendo?

PM: —Terminé de leer “Enterrados”, de Miguel Vitagliano, sobre un paralelismo borgiano entre las historias de Bartolomé Mitre, Elisa Lynch la mariscala y la Divina Comedia. Hermoso libro. Y acabo de empezar “El viento que arrasa”, de Selva Almada. Este verano-otoño vengo leyendo como nunca ya que no me fui de vacaciones para trabajar en el disco.

In: —¿Considerás que hay alguna línea que conecte hoy la realidad política del país con el arte que se está haciendo?

PM: —El arte tiene un espacio para todos y todas. Incluso aquellos que pretenden realizarlo desde una perspectiva abstracta que no conecta con la política cotidiana. Les respeto, pero no es lo mío. Según mi punto de vista, contemplar, vibrar, amar, leer, visitar amigos, es un hecho político. Comer, un derecho humano vital, es político porque la liviandad de la bolsa del supermercado que se desinfla a medida que arrecia la inflación te pone de cara con la política. Leí hace poco una frase de Damon Albarn (líder de la banda británica Gorillaz) que me impactó. Dijo: “La música necesita ser más política porque la música individualista no es sustentable”. Adhiero cien por ciento con Damon.

Patricia Malanca se presenta este jueves 16 de mayo a las 21 en el CAFF (Sanchez de Bustamante 772, CABA). Entradas$200

Con producción y dirección de Rafael Varela en guitarra, el disco se presentará junto a Alejandro Montaldo en bandoneón, Marcela Pedretti en piano y Pablo Clavijo en violín.

Noticias relacionadas
Seguinos