Madrecita de Huachana, lo nuevo de Los Copla.

El Dúo Coplanacu presentó su nuevo disco –el primero desde 2015-, titulado “Los Copla”, el 2 de febrero en la penúltima noche del Festival Nacional de Folklore de Cosquín. Recién cinco meses después, el conjunto llegará a la Ciudad de Buenos Aires para estrenar sus canciones en tierra porteña, el 12 de julio en Niceto Club, luego de presentaciones en distintos puntos, incluido su Santiago del Estero natal.

A pesar de ser el primer larga duración del grupo grabado con bajo eléctrico, percusión y segunda guitarra –además de violín, guitarra, bombo y bandoneón, como en otras ocasiones-, la placa tiene el clásico sonido del dúo conocido como Los Copla.

La gente nos fue diciendo ‘Los Copla' de una manera natural. A la hora de hacer este disco se me ocurrió que, más que un grupo de música, Los Copla es como un espacio donde se baila, se canta, se escucha. No somos Julio y yo, ni siquiera somos Julio, yo y los músicos: somos la gente que baila, la gente que nos escucha por primera vez, la gente que nos ha es cuchado siempre y el disco intenta plasmar eso”, sostuvo ante Infonews uno de los fundadores del dúo, Roberto Cantos.

¿Qué respuestas han tenido del público a partir de la presentación del disco?

Se sumaron un bajista, otro guitarrista, otro percusionista y la gente lo ha sentido como un disco Copla. No nos hemos alejado de nuestro sonido esencial y hemos sumado estos músicos que han aportado su talento y su generosidad. Aunque el disco, como formato CD, está medio condenado: gira mucho más en las redes.

La tapa de Los Copla, el nuevo disco del Dúo Coplanacu.
La tapa de Los Copla, el nuevo disco del Dúo Coplanacu.

Dice que el disco está perdiendo vigencia. Sin embargo, la gráfica –realizada por el artista cordobés Jorge Cuello- tiene un trabajo artesanal muy importante.

¡Totalmente! Tiene que ver con lo nuestro: con la sensibilidad, con alcanzar la simpleza; que no es fácil. Es muy artesanal y los Copla es un espacio artesanal. Hay mucha gente que quiere tener el disco. Como tantas cosas, es una batalla perdida pero hay que darla igual.

Después de casi 35 años de vida del grupo, ¿qué buscaron al incorporar una banda en la grabación?

En la década de los 90, cuando casi todos los grupos incorporaron una batería o hasta un saxo, hemos planteado que para nada estábamos en contra. Lo que uno incorpora no es un instrumento, sino a un músico con su sensibilidad, su historia musical, su historia personal. Fue una necesidad de engrosar el sonido, si bien dentro de una propuesta austera. También la necesidad humana de juntarnos con otros músicos. Uno siempre prueba. No ha habido una búsqueda estratégica, sino una cosa más intuitiva y natural.

Lucero Cantor, una chaya de Ramiro González.

“Los Copla” incluye canciones propias, clásicos y obras de músicos más jóvenes que ustedes, ¿cómo fue la elección de los temas?

Como siempre muy intuitiva. Los temas viejos que uno ha escuchado de changuito y la otra vertiente es la composición propia, como un intento de decir las cosas con las propias palabras de la manera más bella posible. De la camada nueva, la presencia obedece al talento, a la profundidad, a la seriedad y a la complicidad que sentimos con la propuesta de ellos. Hoy celebramos que hay una camada joven que está planteando las cosas con mucha profundidad. Y no es casual que esta es una época en que el folklore está medio huérfano de los gurúes del marketing, de la industria, de la música, de los mega productores, de las discográficas. Y en estas épocas surgen estas cosas.

¿Nota un resurgimiento de la música folklórica en los jóvenes?

No podemos hablar de los jóvenes tan genéricamente, hay juventudes. Hay un resurgimiento que tiene que ver con un espíritu de época, con ir empezando a pensar en recuperar valores que culturalmente se habían despreciado. Valores como la solidaridad, la sensibilidad, la identidad. Hay un resurgimiento de volver a sentir, que tiene que ver con el espíritu de esta época ante una cultura bastante desprestigiada, con nuevas esperanzas de recuperar estos sentimientos.

Dúo Coplanacu. Foto: Eduardo Fisicaro Fotografías.
Dúo Coplanacu. Foto: Eduardo Fisicaro Fotografías.

¿Van a tocar el disco entero en Niceto?

Por un lado, vamos a tocar el disco. Después, vamos a cantar canciones que la gente quiere escuchar. Vamos a tratar de armar una fiesta, un encuentro, más que ir a dar un show. Estamos bastante lejos de eso, más bien apostamos a la simpleza y al encuentro.

Tienen buena convocatoria en la Ciudad de Buenos Aires a pesar de que no es una región donde se escuche mucho folklore, ¿qué significa presentar un disco en la capital del país?

Fuimos por primera vez a Buenos Aires cuando teníamos dos discos hechos. Teníamos mucho prejuicio pero nos hemos encontrado con una complicidad muy fuerte con la gente. Por un lado, con los provincianos que viven ahí, porque encontrarse con la música de su lugar es como encontrarse con ese lugar. Pero también nos hemos vinculado con el público porteño, que es altamente sensible y muy criterioso a la hora de compartir una música. Si bien el folklore no es tan vigente en Buenos Aires, allá es tan heterogéneo que todo cabe.

¿Qué características tendrá el espectáculo del 12?

Nuestra intención clarísima es encontrarnos con la gente, hacer como una guitarreada despojada de todo formalismo y con la posibilidad de que la gente participe bailando, cantando, escuchando. Para nosotros, la participación de la gente es tan importante como la nuestra. No va a haber efectos especiales. Es una cosa que tiene mucho más que ver con la madera que con el acero inoxidable.

Santiagueños de alma y cordobeses por adopción geográfica, el dúo-grupo creado por Roberto Cantos y Julio Paz presentará “Los Copla” el viernes 12 de julio en Niceto Club, de Palermo. Las anticipadas se venden a 500 pesos. La nueva placa está disponible para su escucha en las redes virtuales.