Conciertos

Llega el homenaje en vivo de La Charo a Mercedes Sosa

La artista adelantó a Infonews que el espectáculo abordará la faceta artística y su compromiso político. También explicó cómo se gestó el álbum tributo “Legado”, que incorpora la voz de “la Negra” en varias canciones. 

Charo Bogarín.
Charo Bogarín.

Este sábado, La Charo –así se denomina al proyecto solista de la cantante de Tonolec, Charo Bogarín- presentará en el ND Teatro su disco “Legado”, que forma parte de los homenajes a Mercedes Sosa que impulsan desde la fundación homónima. La placa incluye nueve canciones que respetan la esencia de “la Negra” pero que fueron re versionadas de una manera novedosa. Además, cuenta con un tema inédito escrito por Víctor Heredia.

El espectáculo en vivo, cuyo nombre es “La Charo le canta a Mercedes”, estará constituido por tres momentos: “Exilio”, “Origen” y “Regreso”: “la idea no es solamente abordar el costado artístico de Mercedes, sino también mostrarla en sus diferentes campos accionando con una coherencia absoluta”, sostuvo Bogarín.

A la vez, agregó que la división en segmentos está relacionada con las etapas “que signaron su carrera, la marcaron a fuego y la realzaron por el peso de su palabra, y por su compromiso político y social”. De esa manera, anticipa que se tratará de un espectáculo conceptual, más que de un mero recital.

¿Cómo será el show del 10 en el ND Ateneo?

Lo concebí bajo el concepto de que no sea un concierto, sino un espectáculo: está concebido con tintes teatrales. La voz de Mercedes aparece cantada y también hablada. Mercedes, a través de narraciones y anécdotas, va hilando una canción con otra. A nivel imagen, he elaborado una especie de tótem para que aparezca en escena sintetizando lo que para mí y para muchos significa Mercedes. Es como los tótems en los pueblos originarios: esa especie de guías, de protectores que están señalando un camino.

¿Habrá canciones de tu autoría?

En el (segmento) “Origen” recojo la posta de cantautora. Sumo mis canciones en lengua originaria, donde también aparece un malambo bailado.

Dijiste en otras entrevistas que vas a bailar…

Uno de los momentos más altos del Pre Cosquín 2019, donde fui invitada como jurado, fue un grupo de seis chicas salteñas que empezaron a zapatear un malambo, todas divinas. Empecé a estudiar malambo y lo incluyo dentro del espectáculo. El “Origen” tiene que ver con mi visión de nuestras raíces, tomando una visión feminista, una visión de los pueblos originarios que me atraviesa como artista.

"Fabián Matus fallece abruptamente y para mí era muy importante respetar el espíritu de lo que habíamos hablado."

Es muy interesante que en el folklore las mujeres ocupen esos espacios que, hasta hace poco, eran reservados a los hombres. Y todavía hay resistencia en muchos sectores.

Estamos hablando de nuestro folklore, de tradiciones y de una mujer que supo estar a la vanguardia. Supo ser transgresora y también romper las barreras de los géneros musicales. Empezó a cantar temas de Fito, de Charly, de León Gieco, y terminó en los escenarios con Illia Kuryaky and the Valderramas y Calle 13. Me parece que, si estuviera, hoy invitaría a chicos a cantar trap.

¿Habrá otros bailarines?

Va a estar mi profesor de malambo, Andrés Baigorria. Habrá algunos bailarines del Ballet Folklórico Nacional en “Volver a los 17”, de Violeta Parra.

Cantora, el tema inédito escrito por Víctor Heredia para La Charo.

¿Aún sentís un cosquilleo antes de los grandes recitales? ¿Cómo imaginas la noche del sábado?

Ese cosquilleo es fundamental. Si no lo sentís, no estás vivo, no estás en el lugar que elegiste. El cosquilleo tiene adrenalina. El ND es imaginarme en un momento muy especial, donde una se desnuda ante la gente. Algo de ese cosquilleo va a estar pero, sobre todo, habrá mucha concentración. Como estoy en todos los detalles, llego bastante amansada al escenario: antes es tener el ensayo general, coordinar a los músicos, al ballet, la puesta de luces…

¿Estás en esos detalles?

Me gusta estar en todos los detalles. Espero que lleguemos todos con mucha alegría. Como artista, siempre me encargo de estar cómoda para llegar al escenario y disfrutarlo, llegar con mucha tranquilidad para transmitir eso al público.

¿La propuesta de grabar un disco homenaje te la hizo directamente el hijo de Mercedes, Fabián Matus?

Fue directamente Fabián Matus, en agosto de 2018 en una cena con amigos de la Fundación Mercedes Sosa. También quería que presente el espectáculo para mostrarlo en las provincias. Quería que haga una propuesta con mi mirada, donde yo le cantara a su madre.

¿Y cómo pensaste el álbum?

Le propuse hacer una Mercedes moderna, electrónica, porque él puso a disposición las voces de su madre a capela. La manera más lógica era esta que vengo acostumbrada en Tonolec, que es “sampleando”, tomando de manera digital la voz de los pueblos originarios. Y Fabián no dudó en decirme que sí.

¿A partir de ahí buscaron un concepto?

La palabra concepto es muy importante en todos mis trabajos, siempre trato de que haya una idea. Acá fue acercar a Mercedes a las nuevas generaciones y, para nuestra generación, refrescar la presencia de Mercedes. El desafío fue proponer una estética diferente de Mercedes Sosa.

Es una estética diferente pero, aún así, respeta el espíritu de las canciones.

Se trabajó muy duro para que la esencia se respete. Estamos hablando, en primer lugar, de la mayor intérprete del canto latinoamericano y, en segundo, de un repertorio en donde el mensaje tiene peso.

Charo Bogarín.
Charo Bogarín.

¿Tuviste miedo de que alguna canción se desvíe de ese espíritu o no quede como deseabas?

Me pasó con un chamamé de Teresa Parodi, Esa Musiquita, que lamentablemente quedó afuera. Es muy difícil abordar el chamamé de manera electrónica. En otros géneros es más sencillo. Hasta en los cantos originarios, porque tienen como un mantra en la repetición de las frases y la electrónica tiene la repetición del loop, de ese bucle donde se reitera un patrón. Debimos abandonar esa idea de momento pero hay intenciones de volver a la carga.

¿Hay otras canciones grabadas que no están en el disco?

Esa musiquita quedó grabada; Inconsciente Colectivo, de Charly García; Canción con todos; algo de Spinetta… Al ser un disco de diez canciones, el poder de síntesis es abrupto. Fácilmente, habré grabado 20 canciones. Tratamos de que no esté Mercedes en todas las canciones, sino que en algunas apareciera y en otras interpretarla.

"Me marcaron a fuego el tener sangre nativa, y descubrirlo bastante grande –y pareciera que no me miraba al espejo-."

¿Y cómo te llegó la propuesta de la canción Cantora, de Víctor Heredia, que se grabó por primera vez en tu disco?

La busqué. Fabián fallece abruptamente y no alcanzó a escuchar las canciones, y para mí era muy importante respetar el espíritu de lo que habíamos hablado. Una de las cuestiones por las cuales me dijo que me eligió para sacar un disco fue que confiaba en la mirada que pudiera dar. También dijo que mi voz era tan diferente a la de su madre, que no iba a haber puntos de comparación. Otra cosa que me dijo fue: “me gustaría que aparezcan canciones tuyas en el disco”.

Pero no las hay…

No vi la manera de abarcar esa cuestión hasta que le propuse a Víctor Heredia que escribiera una canción para que yo la cantara. Porque es uno de los cantautores más autorizados, y que más cerca estuvo de Mercedes, para tener esa responsabilidad de escribirle a Mercedes. Esto fue en octubre. Y en febrero me estaba mandando y cantando la canción por Whatsapp.

La original versión de Celador de Sueños, la canción de Orozco Barrientos que inmortalizó Mercedes.

Tu pareja, Juan Palomino, te acompaña a algunas entrevistas y muchas veces lo mencionás, incluso en los agradecimientos del disco, ¿qué influencias tiene en tu carrera profesional?

Más que influencia, he encontrado en Juan un gran compañero. No podría estar con alguien que piense demasiado diferente a cómo encaro la vida. Ser pareja se trata de caminar juntos a la par, tener los mismos horizontes y la misma ética. Él, desde el arte, siempre estuvo definido en sus luchas: uno lo relaciona con su trabajo actoral pero también con su compromiso. La palabra compromiso es clave.

Me hablaste de la importancia de la faz política en el canto de Mercedes Sosa y recordé que tu padre fue desaparecido en 1976, ¿hay algo de él en tu música?

Totalmente. Así como Mercedes tiene su exilio y ese regreso, a mí me marcaron a fuego el tener sangre nativa, el ser una mujer guaraní y descubrirlo bastante grande –y pareciera que no me miraba al espejo porque tengo, claramente, rasgos indios-. Y ahí aparece mi tatarabuelo cacique y esta fuerza de involucrarme con los pueblos originarios.

Otro de los grandes sucesos que marcan mi vida y mi obra es, justamente, la desaparición de mi padre y esta manera de traerlo en canciones. Transmitir que hay un mensaje detrás de todo esto. Tanto en la obra de Tonolec, como con La Charo, siempre hay una canción dedicada a mi padre, a las Abuelas de Plaza de Mayo… es una forma de traerlo a nuestra memoria. No tiene que ver con recordarlo desde el dolor, sino con haber transformado ese dolor en algo luminoso y traerlo a nuestra memoria celebrando lo que ha hecho, tomándolo como ejemplo de vida. Como en este caso con Mercedes, recordarla desde un lugar en donde están siempre vivos y presentes.

Noticias relacionadas
Seguinos