El exbajista de Pink Floyd, Roger Waters, refrendó su lugar como militante de causas justas y lo hizo nada menos que ante el poder británico. El músico encabezó un acto frente al ministerio del Interior del Reino Unido en el que se reclamó por la no extradición del ciberactivista Julian Assange a los Estados Unidos.

Luego de un potente discurso, Waters interpretó su clásico "Wish You Were Here" (Desearía que estuvieras aquí).

“Julian Assange, estamos contigo. Liberen a Julian Assange”, exclamó el bajista y vocalista desde una tribuna improvisada, frente a unas 500 personas que exigieron la liberación de Assange, contra los deseos de Washington, que busca enjuiciarlo por haber revelado secretos del espionaje que Estados Unidos viene llevando adelante desde hace décadas.

De ser finalmente juzgado, Assange estaría ante 17 cargos por los que podría recibir una condena de 175 años de prisión, ya que la Justicia estadounidense acumula condenas de distintas causas sin unificar en una sola.

El acto fue organizado por el Comité para la Defensa de Julian Assange y en ese marco Waters denunció las brutales condiciones a las que es sometido el prisionero en la cárcel londinense de máxima seguridad de Belmarsh, donde lo mantienen en confinamiento solitario 23 horas al día y no le permiten siquiera comunicarse con su familia.

Entre otras afirmaciones de alto voltaje, el ex Floyd declaró estar "avergonzado de ser inglés" por la situación que vive Assange.

“No es exagerado decir que el tratamiento que está recibiendo Assange es el que dan las dictaduras a los prisioneros políticos”, disparó por su parte el cineasta australiano John Pilger, coterráneo del detenido y a quien visitó la semana pasada en la cárcel, donde pudo comprobar que sigue sin acceso a una computadora ni tan siquiera contactar a aus abogados.

Asimismo, Pilger afirmó que su compatriota está sufriendo tortura psicológica.

Del acto también participó el hermano del periodista, Gabriel Assange, quien en nombre de sus familiares pidió a la ministra británica del Interior, Priti Patel, impedir su extradición a territorio estadounidense.