Actualidad

David Lebón y la celebración del rock

El músico presentó su disco Lebón & Co en el Gran Rex con Eruca Sativa y Polifemo como invitados. Repasó todas sus etapas solistas y grupales. Un show de música y emoción plenas.

foto: Luciana Verini
foto: Luciana Verini

“El rock no ha muerto”, dice David Lebón desde el escenario del teatro Gran Rex, donde el último viernes presentó su hermoso disco Lebon & Co, un trabajo de reversiones cuidadas, exquisitas, entrañables.

Y si David lo dice, es cierto. Porque cuando toca, cuando habla, cuando se dispone a recorrer todas esas composiciones que hoy son parte de nuestra historia, el rock está más latente que nunca.

Canciones bonitas, baladas profundas y versiones tan eléctricas como conmocionantes configuran ese género que tantas veces dan por muerto pero que los músicos resucitan día a día en los escenarios.

El paseo musical comenzó con “Dejá de jugar, siguió con “Llorar de amor” y “Casa de arañas”, todas de su primer disco solista pero con arreglos del nuevo disco. Luego le dio paso a “Esperando nacer” y “Mendigo en el andén”, de su etapa en Serú Girán. Arranque potente si los hay.

foto: Luciana Verini
foto: Luciana Verini

Lebón es fiesta. Sobre el escenario habla con el público, sonríe, bromea, no deja de ser un músico feliz que ha recorrido una parte de la vida de los argentinos con sus canciones, que ha participado de una etapa fundacional del rock, que se renueva y se vuelve vigente y necesario.

El recital fluye con “Encuentro supremo” y una versión encadenada de “Tu llegada” y “Nos veremos otra vez”, con sello Lebón, claro. Luego vino “El tiempo es veloz”, esa canción que en el flamante disco fue grabada junto a Fito Páez. Siguieron “San Francisco y el lobo” y una coreadísima “Parado en el medio de la vida”

Al arranque del recital, Lebón había anticipado que no iba a haber tantos invitados como en el disco. Pero que había excepciones. Una de ellas fue Eruca Sativa. Antes de presentarlos, el músico invitó a Gabriel Pedernera, baterista de la banda —que además produjo el último disco—, para que salude al público. “Cuando me mostró la maqueta del disco no podía creer que un chico tan joven entienda y sienta igual que yo”, dijo Lebón. Y se declararon mutuo amor.

Junto al trío, interpretó “Dos edificios dorados” y “Despiértate nena”, dos inolvidables versiones de los clásicos en el repertorio de Lebón, que gracias a la ingeniería técnica se pudo disfrutar a pleno.

Suceden esas cosas cuando los shows se piensan en profundidad. Además de la belleza musical, en la puesta en escena y las luces lo transformaron en un bello espectáculo.

foto: Luciana Verini
foto: Luciana Verini

La ajustadísima banda que acompaña al músico está integrada por el legendario baterista Daniel Colombres, por Dhani Ferrón en guitarra y coros, el bajista Roberto Seitz, el pianista (impecable) Leandro Bulación y Gustavo Lozano en guitarra y teclados.

Al momento Pescado Rabioso, que por supuesto incluyó “Despiértate nena”, continuó con “Credulidad”, cantada por Ferrón, y la bonita “Hola dulce viento”, tema que también está en el último disco y que interpreta junto a Emanuel Horvilleur.

Era el momento del reencuentro, por eso, promediando los últimos temas del extenso recital, el escenario fue de Polifemo. Rinaldo Rafanelli y Juan Rodríguez tomaron sus puestos y el power trío interpretó “Sueltate Rock and Roll” y “Oye Dios qué me has dado”.

Así se perfiló la despedida de un show que terminó con “Copado por el diablo”, y “Seminare”. Los coros, las sonrisas, la emoción que se expresa en los cantos colectivos de clásicos de la música nacional sintetizan la figura de Lebón. De este Lebón sonriente, de las anécdotas que no tienen final, el de las baladas profundas, de las metáforas dulces, de los solos potentes, de la energía transformada en arte que hace vibrar el corazón. Así son las leyendas de la música en este país. Así también es el rock en Argentina. El 9 de noviembre Lebón & Co tendrá una nueva función en el teatro Gran Rex. 

Noticias de “Rock”
Seguinos