Como es fama, Van Morrison es tan parco como talentoso. Sin embargo, en los últimos años el soulman irlandés mostró algunos gestos de acercamiento a su propio público. Por ejemplo, su relectura del clásico Astral Weeks en el Hollywood Bowl. Un verdadero sueño cumplido para sus fans. Ahora, a cinco años de su último disco de canciones nuevas (Keep it simple), Morrison anunció un nuevo trabajo y otro regreso esperado: la vuelta a Blue Note. El prestigioso sello donde, una década atrás, editó una de sus últimas obras maestras: What’s wrong with that picture?

El lanzamiento tiene tanto fecha (2 de octubre) como título: Born to sing: No Plan B. “El disco es una amalgama de toda la música y de todas mis influencias y uno espera que derive en forma de algo nuevo –explica Morrison-. Ray Charles ha sido siempre mi modelo a seguir. Hizo de todo, incluyendo el hecho de reinventar la música country”. Como suele suceder en cada trabajo de Van Morrison, la temática puede oscilar entre la metafísica y cuestiones absolutamente terrenales. En ese sentido, los títulos son elocuentes: “Mystic of the East”, “If In Money we trust”, “Pagan heart”, “Educating Archie”. “(Algunos temas) tratan sobre la crisis mundial y otros son más místicos –dice el irlandés-. Cualquier idea que surja, no hay un ABC establecido como pauta. En realidad, no sería interesante si todo estuviese ya preestablecido. No habría sorpresas”.