En septiembre de 2012, Diego El Cigala recorrió buena parte de nuestro país a bordo de su gira Sintiendo América. Un tour donde el gran cantaor, en plena exploración del repertorio latinoamericano, pudo profundizar su relación con nuestro cancionero folclórico. Especialmente, El Cigala pudo poner en diálogo su matriz flamenca con las zambas y chacareras del noroeste argentino. Como si acaso, después de recorrer la gran metrópolis en Cigala & Tango, se hubiera metido tierra adentro.

El primer resultado de ese encuentro ya está listo: Romance de la luna tucumana, el álbum que llegará a las disquerías a partir de abril. Un trabajo montado sobre guitarras –flamencas, criollas y eléctricas fifties- donde, desde su mismo título, se propone una tensión entre dos universos separados por la historia y un océano, pero con mucho terreno en común. Se trata de un nuevo paso en el largo viaje musical de El Cigala. Un periplo que partió desde su tierra hacia Cuba -recuerden el exitoso encuentro con Bebo Valdes-, la Argentina y a futuro planea incursionar en la salsa, los folclores peruanos y el fado portugués.

El Cigala hace "Alfonsina y el mar" junto a Néstor Marconi.