MUNDO | Bolsonaro | Elecciones en Brasil

Bolsonaro eligió a un exégeta de la dictadura como compañero de fórmula

Se trata de su exministro de Defensa, Walter Braga Netto, quien el día que asumió exaltó a la dictadura militar que comenzó en 1964 y se extendió hasta 1985.

Télam
Télam

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, adelantó que en "los próximos días" anunciará como su candidato a vicepresidente para las elecciones de octubre al exministro de Defensa y defensor de la dictadura militar que gobernó Brasil entre 1964 y 1985, Walter Braga Netto, quien deberá dejar su cargo como asesor de la Presidencia para principios de julio.   

"Pretendo anunciar en los próximos días al general Braga Netto como'vice'", reveló Bolsonaro, quien reconoció también al resto de "personas maravillosas" que en algún momento sonaron para ocupar este cargo, como la exministra de Agricultura Tereza Cristina Correa o el jefe de Seguridad de la Presidencia, Augusto Heleno Ribeiro.

No obstante, aclaró que "vice solo hay uno" y que admira "mucho" a Braga Netto.

"Es una persona que va, en caso de que logremos la reelección, a ayudar mucho a Brasil de aquí a los próximos años. Yo le agradezco que haya aceptado esta misión", dio en una entrevista para Programa 4 por 4, reproducida por la agencia de noticias Europa Press.   

El día de su asunción como ministro de Defensa, Braga Netto reivindicó el golpe militar del del 31 de marzo de 1964 al considerar que las Fuerzas Armadas intervinieron para garantizar "libertades democráticas". Es una fecha que debe "celebrarse", sostuvo el militar entonces.

La declaración del ahora seguro candidato a vicepresidente de Brasil se sumó a expresiones históricas de Bolsonaro, quien considera que los mejores presidentes que tuvo Brasil fueron los dictadores Humberto Castelo Branco, Arthur Costa e Silva, Emilio Garrastazú Médici, Ernesto Geisel y Joao Baptista Figueiredo, todos fallecidos sin haber sido acusados o sancionados en virtud de la Ley de Amnistía de 1979, que sigue vigente.

En la misma conversación el presidente brasileño salió en defensa nuevamente del exministro de Educación Milton Ribeiro, cuya detención hace unos días fue "injusta" ya que no había el "menor indicio de corrupción", según reafirmó.   

Bolsonaro explicó que fue el propio Ribeiro quien pidió a la Contraloría General que iniciara una investigación porque sospechaba que "algo iba mal" después de que algunas personas de su entorno lo presionaran en relación a unos contratos.

 Sin embargo, el mandatario de ultraderecha no comentó que haya sido citado como sospechoso de injerencia en el proceso, después de que se interceptara una llamada telefónica de Ribeiro en la que aseguraba a su hija que no solo el presidente brasileño lo había alertado de su detención sino que además tenía "un presentimiento" de que utilizarían al exministro para "alcanzarlo" a él.

 A fines de marzo, Ribeiro dejó su cargo como titular de Educación en medio de las sospechas de corrupción dentro de la cartera después de que el diario Folha de Sao Paulo filtrara una grabación en la que se lo escuchaba decir en una reunión con alcaldes que, a pedido de Bolsonaro, dos pastores evangélicos -Gilmar Santos y  Arilton Moura- deciden cómo repartir el presupuesto del  Fondo Nacional de Desarrollo de Educación (FNDE) del Ministerio.

 A raíz de esta y otras publicaciones en las que se hacía referencia a una suerte de gabinete paralelo dentro del Ministerio de Educación, varios fueron los alcaldes y autoridades locales que denunciaron que Santos y Moura habían exigido sobornos a cambio de liberar estas partidas del FNDE.

Dejá tu comentario