MUNDO | rusia | ucrania | biden | putin | zelenski | guerra

Tripolares: Biden manda U$S 40 mil millones de "ayuda" y Zelenski habla de diplomacia

El relato es tan confuso como extraordinario: Zelenski asegura que el fin de la guerra entre Rusia y Ucrania solo será por "la vía diplomática", pero al mismo tiempo Biden firmó "ayuda" de U$S 40.000 millones y Rusia informó que destruyó un "gran cargamento" de armas suministrado a Ucrania por EEUU y Europa.

Para quienes siguen de cerca el conflicto bélico en el este de Europa, sólo queda claro -al menos- dos cuestiones: la primera es la "la verdad" no existe, pues todo es puro relato; y la segunda es que nadie quiere paz, pues el gran negocio a nivel macromundial es la guerra.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, que pareciera más un disertante en gira que el mandatario de un país en guerra, después de azuzar el conflicto desde el minuto cero, ahora se atrevió a decir sin sonrojarse que "solo los medios diplomáticos, y no la vía militar, podrán poner fin a la guerra".

SOMOS UNA COOPERATIVA

NOS AUTOGESTIONAMOS

VOS NOS FINANCIÁS

¿CÓMO?

>CLICK AQUÍ<

El final del conflicto "será diplomático", consideró, de forma cuasi inverosímil, y lejísimo del discurso que viene manteniendo desde hace semanas, refrendado a diario, no sólo por el mismo Zelenski, sino también por la élite de la OTAN.

La guerra "será sangrienta, habrá combates, pero terminará definitivamente a través de la diplomacia", dijo. "Las discusiones entre Ucrania y Rusia definitivamente tendrán lugar. No sé bajo qué formato: con intermediarios, sin ellos, en un círculo ampliado o a nivel presidencial", declaró.

¿QUERÉS SUSCRIBIRTE A INFONEWS?

>CLICK AQUÍ<

¿Cómo combina este discurso pseudopacifista con la OTAN? La respuesta es no, no combinan de ninguna forma.

El apoyo militar de los aliados, además del brutal respaldo financiero, indican que la paz -definitivamente- no es negocio para quienes están llenándose las arcas con esta guerra. Esto quedó refrendado este sábado con la firma del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, al proyecto de ley que otorgará 40.000 millones de dólares destinado a garantizar el suministro de armas y brindar apoyo económico.

Este viernes, el G7 -el grupo que reúne a los países más ricos del planeta- prometió 19.800 millones de dólares, además de avanzar con las "sanciones" contra Rusia.

LA CONTRAOFENSIVA DIPLOMÁTICA

En el marco de la respuesta rusa a las sanciones en su contra por la guerra en Ucrania, el Kremlin confirmó hoy una lista de 963 funcionarios estadounidenses, entre ellos Biden, a los que les prohibió la entrada al país.

Además del veto al mandatario, anunciado en marzo, la lista incluye al secretario de Estado, Antony Blinken, el secretario de Defensa, Lloyd Austin y el director de la CIA, William Burns.

"Recalcamos que las acciones hostiles de Washington se volverán como un bumerán contra Estados Unidos y serán rechazadas como es debido", afirmó un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores reproducido por la agencia TASS.

El Kremlin también enfatizó que la medida tiene como objetivo "forzar al régimen estadounidense gobernante, que está tratando de imponer un orden mundial basado en reglas neocoloniales en el resto del mundo" a "cambiar su comportamiento, reconociendo las nuevas realidades geopolíticas".

"Rusia no busca la confrontación y está abierta al diálogo honesto y de mutuo respeto, separando al pueblo estadounidense, que invariablemente goza de nuestro respeto, de las autoridades estadounidenses, que incitan a la rusofobia", indicó el comunicado.

LA GUERRA SEGÚN RUSIA

El Ministerio de Defensa de ese país informó que sus tropas destruyeron -este sábado- un "gran cargamento" de armas y equipos militares que habían sido suministrados a Ucrania por Estados Unidos y varios países europeos para la batalla del Donbass.

El ataque se produjo con "misiles Kalibr de alta precisión y largo alcance, lanzados desde el mar, cerca de la estación de tren de la ciudad Malin", en la región de Zhitomir, en el noroeste de Ucrania, detalló el vocero de la cartera Igor Konashenkov en un comunicado citado por las agencias de noticias rusa Tass y Europa Press.

La estación ferroviaria de Malin se encuentra unos 100 kilómetros al noroeste de Kiev.

En su parte matutino diario, el funcionario agregó que las armas estaban destinadas a las fuerzas ucranianas en el Donbass, en el este de Ucrania, una región rusoparlante que estuvo parcialmente controlada por los separatistas desde 2014 y que ahora es escenario de fuertes combates.

Los países occidentales suministraron armas a Ucrania, incluyendo artillería, misiles antiaéreos, armas antitanques y otros potentes equipos, pero el gobierno en Kiev presiona a sus aliados para que le den más apoyo.

Dejá tu comentario